Reportero x 1 Día: Crucero por el Mar Báltico

Nuevamente los lectores nos hacen llegar sus experiencias a bordo de un crucero. En este caso son Cristina y Rubén de Córdoba, Argentina, quienes quieren compartir su “Crucero diferente y deslumbrante” por el Mar Báltico. He aquí el relato.

Mar Báltico Cristina y Rubén en el MSC Magnifica

Cristina y Rubén en el MSC Magnifica

Como apasionados por los viajes en cruceros, ‘vacaciones de las valijas quietas’ como le dicen algunos…, planificamos una nueva experiencia, que al igual que las anteriores comenzamos a considerar varios aspectos, en primer lugar, el itinerario, seguidamente el precio, la época del año, el puerto de salida, la compañía naviera, la categoría del camarote, etc. Luego de varias búsquedas nos decidimos por el circuito conocido como del Mar Báltico o también Capitales del Norte.

Entre varias alternativas, todas ellas muy interesantes, a través de la agencia de cruceros ‘Al Crucero´ de nuestra ciudad de Córdoba, Argentina, nos decidimos por un recorrido de 12 días, a bordo del MSC Magnífica (MSC Cruceros), que en su primer viaje en primavera europea (mayo/2017) partía desde el puerto alemán de Warnemunde para visitar capitales y ciudades de 9 países cuyas costas dan al sereno y oscuro Mar Báltico.

De Argentina a Alemania, hay una considerable distancia, por lo tanto, además de los considerandos anteriores, no podíamos olvidar el trayecto hasta el puerto de embarque, lo que implica tener en cuenta a la hora de planificar un viaje de este tipo, vuelos prolongados, escalas previas, alojamientos en hoteles, transporte de acceso al puerto de partida, etc. Si bien cumplimos con todos estos trámites previos al embarque, al momento del balance, nuestra extraordinaria experiencia vivida en este crucero compensó con creces los imprevistos y contratiempos que se presentaron hasta zarpar.

Partimos de nuestra ciudad de Córdoba, hacia Europa, utilizando un reciente servicio de la Compañía aérea Air Europa que a través de un vuelo directo une Córdoba con Madrid, con una mínima escala técnica en Asunción del Paraguay, y conexión inmediata hacia París (Francia), para luego vía Air France llegar a Berlín (Alemania).

Como prólogo del crucero, un par de días de estadía en Berlín alcanzaron para que esta ciudad nos deslumbre por su magnificencia, con grandilocuentes edificios, parques, monumentos, vías de acceso, museos, etc. Seguidamente para acceder al puerto de salida del crucero, visitamos dos localidades que requieren un merecido detenimiento por sus interesantes atractivos turísticos: Rostok y Warnemunde.

Crucero por el Mar Báltico

Mar Báltico Cristina y Rubén en Copenhague

Cristina y Rubén en Copenhague

Itinerario: Día 1: embarque en el puerto de Warnemunde.

Día 2: primer puerto visitado el de Gdynia en la bahía de Gdansk, en Polonia, ciudad con una importante cultura religiosa, museos, manjares de repostería y flores por doquier.

Día 3: llegada a la ciudad de Klaipeda, una de las más importantes de Lituania, con un pequeño casco antiguo muy interesante, calles adoquinadas, adornadas con muchas esculturas como el ratón, el perro, el deshollinador, el fantasma negro, etc.

Día 4: arribamos a Riga, ciudad de Letonia, con una mezcla de estilos arquitectónicos medievales, góticos y barrocos, evidenciados en las imponentes cúpulas de las más diversas formas y tamaños que se destacan a la distancia.

Día 5: nos recibe la ciudad de Tallín, capital de Estonia, que al igual que las anteriores posee un casco antiguo muy bien conservado, que transportan al turista al Medioevo, con fortalezas imponentes y variada oferta artesanal en sus plazas.

Día 6 y 7: en el sexto día llegamos a San Petersburgo, en Rusia, puerto en el cual el crucero permanece dos días. Por muchos años denominada como Leningrado, también conocida como la Venecia del Norte o la Paris del Este, es una ciudad con una historia impresionante e intensa vida cultural, con palacios y museos espléndidos, que merece ser explorarla y gozada. Lugares como el Palacio Hermitage como residencia de los zares, la Iglesia de la Sangre Derramada y un paseo en barco por el río Neva, no pueden omitirse en esta escala. En un escenario tan deslumbrante, los monoblocks en serie como enormes bloques de hormigón contrastan con tantos ornamentos y representaciones artísticas preservados con sumo esmero por sus habitantes.

Día 8: arribamos al puerto de Helsinki en Finlandia, considerada capital económica de Escandinavia, muy emblemática por el diseño y arquitectura contemporánea.

Día 9: nos espera el puerto de Estocolmo, capital de Suecia, con un casco antiguo espectacular, con sinuosas y encerradas callejuelas, palacios y negocios, con una vital movida cultural digna de destacar.

Día 10: jornada de alta mar, que permitió cierto respiro y recreo de la seguidilla de bellezas que veníamos experimentando.

Día 11: llegamos a Copenhague, capital de Dinamarca, que junto a los dos anteriores países componen la región conocida como Escandinavia, perla arquitectónica con construcciones históricas y paseos deslumbrantes, con amplia difusión del transporte en bicicletas.

Día 12: fin del recorrido con desembarco en Warnemunde.

Hasta el momento, nuestra experiencia turística europea se limitaba en itinerarios por el Mediterráneo, Atlántico y algo del Mar del Norte, con predominancia de ciudades latinas en donde las costumbres eran más afines a nuestra peculiaridad argentina. En esta oportunidad, conocer algunas características de estos países nórdicos (sobre el Mar Báltico) , especialmente los escandinavos, nos permitió acceder a modos de vida un tanto diferentes a los conocidos, como ser la idiosincrasia de sus habitantes, la arquitectura de sus ciudades, la conservación de sus monumentos, el orden en el tránsito, el respeto en la circulación, el aseo público, la prolija forestación, el entusiasmo por el deporte, etc. fue notable.

Lo más destacado: el itinerario, inmejorable, teniendo en cuenta lo estacional del periplo: primavera o verano europeo.

Lo curioso: terminar de cenar en el segundo turno del barco, cerca de las 22 hs. con el sol entrando por los ventanales del restaurante, debido a las cortas noches del hemisferio norte.

Una sugerencia: realizar mini cruceros por los ríos y canales de estas ciudades, que casi todas los tienen al estar cerca de sus puertos, a través de ellos se adquiere otra visión de lo que se conoce desde sus calles.

Una desilusión: partimos de Córdoba con la ilusión de poder realizar desde San Petersburgo la excursión de un día completo hacia Moscú, difundida en la página web de la naviera. Lamentablemente en el barco desconocían dicha propuesta (¡¡??).

Una incongruencia: pese a la exaltación que percibimos en todo lo referente al cuidado de la ecología, el medio ambiente, la cultura deportiva, etc. dicha visión se contraponía con lo que apreciamos como un exceso en el consumo de bebidas alcohólicas y el tabaco, especialmente en los jóvenes.

En cuanto al barco, que ya conocíamos, la atención y el servicio fue por demás satisfactorio, sus instalaciones, entretenimientos, gastronomía, etc. estuvieron a la altura de las circunstancias para los cerca de 2.500 cruceristas, en su mayoría eran europeos, y para los hispanohablantes una mención especial por la dedicación recibida de parte del referente Damián Feijoo, presto ante cualquier requerimiento de nuestra parte.

Esperamos que este somero relato que solo aproxima algunos pinceladas de nuestra bella experiencia, aporte incentivos para que otros amantes de los viajes en cruceros se entusiasmen por este extraordinario itinerario.

Para más información sobre cruceros en el Mar Báltico consulte a su agente de viajes o visite https://www.msccruceros.com.ar

Fuente: Gentileza de Cristina Tracz y Rubén Rimondino para Noticias de Cruceros

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Carnival Cruise Line

banner-costa-pie_noviembre-2016

Alamo Rent a Car

Apoye el proyecto - HAGA CLICK AQUI

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros

Artefisico