Buenos Aires, fin del viaje del “Crown Princess”

A pesar de ser Buenos Aires, el fin del viaje del Crown Princess, este final no fue abrupto. Gracias al pernocte de la nave en el puerto, los huéspedes pudimos disfrutar de 24 horas más en este gran navío.

Crown Princess_Buenos Aires

Escondida entre contenedores y grúas se asoma la regordeta silueta del Crown Princess

A bordo del Crown Princess.- La llegada, el fin del viaje, el epílogo de la aventura, suelen ser nostálgicos, tristes y hasta pueden llevarnos a una depresión.

El sentirnos arrancados de esa nave que nos sirvió de hogar protegiéndonos de los feroces climas australes y brindándonos un exquisito sustento, va más allá de lo racional. Estableciendo un innegable vínculo emocional con la nave.

Y si bien el no sacar las valijas, la noche previa a llegar a Buenos Aires, nos distrajo del próximo final. La fisonomía clásica de los edificios de Puerto Madero, al amanecer, nos recordaron que estábamos llegando al tiempo del desembarco.

Claro que algunos pasajeros se quedaban hasta la Florida, en un viaje que continuaba el Crown Princess por las costas de Brasil y las islas del Caribe, sin embargo este no era el caso de la mayoría.

Por tratarse de un día más de crucero, la oficina de excursiones ofrecía para quienes querían conocer más de la bella Buenos Aires:

  • City Tour, La Boca & Cementerio de la Recoleta – 4¾ horas – US$ 54,95
  • Tango Show & City Tour – 7 horas con almuerzo – US$ 149,95
  • Crucero fluvial por el Delta desde el Tigre – 5 horas – US$ 84,95

Según Wikipedia, Buenos Aires es una ciudad cosmopolita y un importante destino turístico mundial. Su compleja infraestructura la convierte en una de las metrópolis de mayor importancia en América y es una ciudad global de categoría alfa, según un estudio realizado por the Globalization and World Cities (GaWC) Research Network, dadas sus influencias en el comercio, finanzas, moda, arte, gastronomía, educación, entretenimiento y principalmente en su marcada cultura.

Un ránking de calidad de vida realizado por la revista The Economist entre 140 ciudades del mundo, ubica a la capital argentina en la posición nº 62 y la primera latinoamericana. Su renta per cápita es de las más altas de la región y figura como la ciudad más competitiva de América Latina.

El tejido urbano se asemeja a un abanico que limita al sur, oeste y norte con la provincia de Buenos Aires y al este con el Río de la Plata. Oficialmente la ciudad se encuentra dividida en 48 barrios que derivan, los más antiguos, de las parroquias establecidas en el siglo XIX. La metrópolis es una ciudad autónoma que constituye uno de los 24 distritos en los que se divide el país. Tiene sus propios poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

Su perfil urbano es marcadamente ecléctico. Se mezclan los estilos colonial español, art decó, art nouveau,neogótico, italianizante, francés borbónico y academicismo francés. Por esto último se la conoce en el mundo por el apodo de “La París de América”.

Y según Jorge Luis Borges “Mi patria –Buenos Aires– no es el dilatado mito geográfico que esas dos palabras señalan; es mi casa, los barrios amigables, y juntamente con esas calles y retiros, que son querida devoción de mi tiempo, lo que en ellas supe de amor, de pena y de dudas. ”

Algunos bajaron para volver a sus ciudades respectivas. Otros quedamos a bordo para disfrutar con fruición ese maravilloso barco y sus servicios de a bordo.

¿ Qué hicimos ?

Y fue gracioso escuchar las charlas de algunas señoras porteñas en las piscinas del barco, que cocktail en mano se preguntaban: “¿Mañana hay descuento en Coto?” o “este viernes voy con la Clarin 365 a Carrefour y arraso con todo”, sin duda el charme de a bordo estaba decayendo y dejando espacio a la fría realidad cotidiana. Hay que volver a casa y llenar de nuevo la heladera.

Finalmente luego del día bucólico entre containers y grúas, la noche mostró en los pasillos de la nave, un sinnúmero de maletas que abandonarían el crucero. Los gafetes coloridos en las valijas indicaban el turno de descenso. Y a pesar del tamaño del barco, el mismo se desarrolló cómodamente.

Ya por la “matina” (jerga porteña para indicar mañana) apuramos un “último café” (rememorando al cantante de tangos Julio Sosa) para tomar fuerzas y bajar.

Atrás quedaban 4.001 millas náuticas de una aventura que nos había llevado hasta el “Fin del Mundo”, cómodamente, abrigados y con la mejor comida a bordo.

Sin duda el estilo y el servicio que uno esperaba de Princess Cruises.

¡ Hasta el próximo viaje !

Más info sobre el Crown Princess y los demás buques de la flota Princess: Discover the World Marketing, tel. + 54 (11) 5274-1600 ó visite el Facebook de la compañía haciendo click aquí.

Fuente: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Carnival Cruise Line

Apoye el proyecto - HAGA CLICK AQUI

banner-costa-pie_noviembre-2016

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico