El “Crown Princess” en Ushuaia

La avenida de los glaciares y Ushuaia fueron los ítems sobresalientes de un día pleno a bordo del Crown Princess.

Beagle

La “avenida de los glaciares” horas antes de llegar a Ushuaia y una solitaria pasajera observando desde el jacuzzi.

A bordo del Crown Princess.- Luego de la salida de Punta Arenas, navegamos hacia el sur, para entrar por la margen Oeste del Canal de Beagle.

Temprano, muy temprano, avanzamos entre glaciares por uno de los paisajes más bonitos que tiene este crucero.  Así fuimos dejando de lado los diferentes glaciares, cuyos nombres (de países) nos recuerdan lejanas geografías europeas.

La nubosidad y la temperatura no fueron obstáculo para que una pasajera oriental disfrutara del paisaje, cómodamente instalada en el jacuzzi de popa.

Casi al mediodía llegamos a Ushuaia y desembarcamos cómodamente en el moderno muelle, donde nos habían precedido tres cruceros antárticos, de Quark Expeditions, de Gap Expeditions y de Ponant Cruises. Preferimos manejarnos por nuestra cuenta ya que, conociendo bien la “isla grande” no tenía mayor sentido tomar excursiones organizadas. Aún así, la noche anterior habíamos leído con interés las propuestas del Crown Princess, que eran:

  • Museo Marítimo y Camino de Montaña – 5 horas con snack – US$ 129,95
  • Tren del fin del mundo y Bahia Lapataia – 2 ½ horas – US$ 179,95
  • Camino al “Fin del Mundo” – 4 horas – US$ 109,95
  • Caminata en el parque Tierra Mayor – 4 horas con snack – US$ 119,95
  • 4 x 4 “fuera de ruta” el camino del leñador – 4 horas con snack – US$ 189,95

Hacia éste -precisamente- nos dirigimos, caminando a lo largo de la calle Maipú, hacia el este, pasando al lado del paseo de los bustos, donde Irízar, Gerlache, Sobral y otros pioneros antárticos miran al sur, mirando la tierra ignota que supieron conquistar. La caminata fue muy agradable en un día que el sol se asomó y ocultó en varias oportunidades, siempre acompañado del infalible viento fueguino. El Museo se encuentra en el complejo del ex Presidio de Ushuaia, una imponente estructura que responde a la clásica forma radial de muchos presidios de la época, donde todos los pabellones se conectaban con un recinto central de ejercicio de los reos.

El Museo Marítimo es sumamente interesante, pero más aún lo son los largos pabellones a los que se asoman las celdas que ocupaban los reclusos. Hoy cada celda de un sector del presidio está dedicada a reseñar vida y “obra” de quien la ocupara. Por ejemplo, suscita mucho interés y rechazo a la vez la de un asesino serial conocido como “el petiso orejudo” quien tenía la costumbre de matar niños ahorcándolos y rematándolos luego con un clavo en la cabeza.

En otro sector las celdas están dedicadas a temáticas relacionadas con la exploración antártica o con temas poco conocidos de la historia de la ciudad como el de un visionario emprendedor boloñés de apellido Borsari quien tras el final de la segunda guerra mundial trajo de Italia -en dos barcos fletados especialmente- casi un centenar de familias, un médico y un cura, para colaborar con el crecimiento y la construcción de nuevos sectores de la “ciudad más austral del mundo”.

La visita es muy recomendable para todo aquél que quiera conocer a fondo la obra de los pioneros que contribuyeron a hacer de Ushuaia lo que es hoy: una pujante meta turística, entre las más inusuales y atractivas de la Argentina y, nos atreveríamos a decir, de América del Sur.

Conociendo la Tierra del Fuego, bajamos del barco envueltos en varias capas de ropa, elementales para poner o sacar durante el periplo del día, ya que en oportunidades el clima puede variar diametralmente hasta 4 ó más veces y hay que estar preparados para todo.

Dedicamos el resto de las horas a nuestra disposición a recorrer las entrañables callecitas en pronunciada subida y bajada, disfrutando de las vistas de las cumbres nevadas del cordón Le Martial y del distintivo Monte Olivia.

Obviiamente las féminas se agolparon en los escaparates de Atlántico Sur y Yehuín, dos de los “Free Shops” más conocidos de la calle San Martín, mientras los más jóvenes disfrutaban comprando recuerdos en el flamante Hard Rock Café de Ushuaia, también enclavado en la misma arteria ciudadana.

Café, chocolate y charlas varias con amigos de Ushuaia, hicieron que esta escala pase rápido y a las 18:30 recordamos el horario de salida de nuestro barco (19:30 hs) lo que nos hizo apurar el paso para llegar hasta el puerto, donde los cruceros antárticos ya habían partido y llegaba otro crucero de Ponant (el Lyrial) ocupando el sitio que dejara su nave hermana.

Ya a bordo, dejamos los abrigos en nuestra cabina y fuimos directamente al bar “Explorers Lounge” donde sendos licores devolvieron la temperatura a nuestros cuerpos y calor a nuestras almas.

El día terminó con una cena en el Crown Grill, un restaurante alternativo con un asador de estilo americano, y una boisserie que enmarcan el cálido reducto en el corazón de la nave, en la cubierta 7.

Allí tuvimos el placer de degustar una carne de ternera alimentada con maíz Sterling Silver, acompañada de un Alta Callia Shiraz Cabernet de pura cepa sanjuanina y que acompañó dignamente a las carnes.

Finalmente un concurso para hispanoparlantes de Karaoke realizado en el Club Fusión, en la cubierta 7 a popa de la nave, nos hizo entonar nuestras canciones preferidas y comprobar que el mejor sitio para dicha actividad (en mi caso) es en la privacidad de la ducha.

Finalmente el Speakeasy Cigar Bar, brindó un reducto privado, para esconder mi vergüenza y fumar un puro antes de ir a dormir.

La mañana siguiente nos espera el temido Cabo de Hornos y hay que estar listo para sacar las fotos de ése punto cúlmine del viaje, donde rodearemos la isla homónima y tocaremos ambos océanos en una misma hora.

Más info sobre el Crown Princess y los demás buques de la flota Princess: Discover the World Marketing, tel. + 54 (11) 5274-1600 ó visite el Facebook de la compañía haciendo click aquí

Fuente: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Carnival Cruise Line

Apoye el proyecto - HAGA CLICK AQUI

banner-costa-pie_noviembre-2016

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico