Con las Malvinas/Falkland bajo nuestros pies

La ùltima escala del Sea Spirit fue en las Islas Malvinas/Falkland. Alli analizamos un mundo de contrastes que todavía festeja la recuperación de las islas por parte del gobierno del reino unido, como así también una creciente apertura para conseguir turistas de todo el mundo (incluída la Argentina).

Dockyard Museum

Interior del Dockyard Museum

A bordo del Sea Spirit.- Dos días más tarde el Sea Spirit llegó a las Islas Malvinas y no voy a decir que uno esté podrido de ver pingüinos, pero ciertamente sin el primer impacto que éstos producen ya lo que uno busca es ver otra cosa.

Esta introducción trata de explicar por qué en la escala de Puerto Argentino/Stanley, en las Islas Malvinas/Falkland elegí no hacer la excursión a Gipsy Cove, para ver más de estas simpáticas aves y decidí quedarme en la capital de este archipiélago.

Puerto Argentino o Puerto Stanley (según se lea bibliografía en español o en inglés) es el principal puerto y la única ciudad de las Islas Malvinas. Es la capital del territorio británico de ultramar de estas islas, que son un territorio dependiente y no autónomo, bajo administración del Reino Unido.

Para la República Argentina, que reclama la soberanía de las islas Malvinas, la localidad forma parte del departamento Islas del Atlántico Sur de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, cuya capital es Ushuaia.

Ubicada en la costa este de la isla Soledad, su población presenta un bajo pero constante crecimiento, que ha aumentado después de la guerra de las Malvinas, llegando a los 2121 habitantes en el censo de 2012.

Centro de Informes Turísticos

Centro de Informes Turísticos

El Sea Spirit por ser un barco de dimensiones pequeñas pudo amarrar directamente en un muelle que también estaba siendo utilizado por el National Geographic Orion, uno de los nuevos barcos de Lindblad Expeditions.

Como argentino el primer golpe fue ver amarrado al mismo muelle el abandonado velero La Sanmartiniana, ex Náutico. Ese que el año pasado comprara una fundación para navegar la costa argentina, llevando a su bordo militantes kirchneristas.

Este velero, luego de ser abandonado por su tripulación en las inmediaciones de la Isla de los Estados, navegó solo hasta que lo rescató una patrulla de pesca de las islas Malvinas/Falkland.

Desde allí un bus nos llevó hasta el centro de información turística, en pleno centro de la ciudad. Cabe destacar que el servicio de "shuttle" es gratuito (al menos para los pasajeros del Sea Spirit).

En el centro de información, muy bien armado y realmente atractivo, pudimos constatar que existían folletos en inglés, alemán, italiano y francés pero, sugestivamente, en castellano no había.

De allí en más recorrimos la costanera Ross, donde además de las casitas declaradas de interés histórico, se encuentran la Iglesia Anglicana, la Católica, el supermercado (donde un tomate cuesta una libra esterlina, pero tienen vinos argentinos a buen precio), la policía, el banco, la redacción del Penguin News (el periódico local) y varias tiendas de souvenirs, donde puede pagar en dólares, euros, libras esterlinas, libras malvinenses o tarjeta de crédito. Pero atención si paga en efectivo pida que le den el vuelto en libras esterlinas, ya que las libras malvinenses (que cotizan uno a uno con la libra esterlina) no son fáciles de cambiar fuera de las islas.

Finalmente, y antes de llegar al monumento a los caídos (británicos) en la guerra y el busto de Margaret Hilda Thatcher, del lado del mar se encuentra el Dockyard Museum, una verdadera maravilla de la museología moderna, además de poseer una gran cantidad de piezas de valor histórico regional.

Allí pueden verse desde artículos típicos de una casa isleña, la historia de todos los naufragios en torno a las islas, la flora y fauna locales y la evolución de los equipos de comunicaciones y telefonía que vinculan a este lejano archipiélago con el resto del mundo.

Por supuesto que un pabellón recuerda la triste guerra con Argentina, donde el país sudamericano queda como invasor, sin aclarar que el 2 de enero de 1833 la fragata de guerra británica HMS Clio, al mando del capitán John James Onslow, invadió las islas desplazando de ellas a los pobladores argentinos que allí se hallaban, junto al capitán de la goleta Sarandí, José María Pinedo.

De allí en más nos dedicamos a recorrer pubs donde vimos claras muestras del fanatismo que generó la "liberación" de las Falkland, de los invasores argentinos. Quizás el mayor ícono al respecto sea el Pub Victory, donde si uno es argentino, puede sentirse algo molesto.

Luego de este día de contrastes el Sea Spirit partió para West Point, una bahía en una isla pequeña, al oeste del archipiélago donde pudimos ver pichones de Albatros y por supuesto (una vez más) cientos de pingûinos...

Kiky en su casa

Kiky de rojo al fondo sirviéndonos un exquisito té acompañado de una gran diversidad de tortas, masas y mermeladas.

Al finalizar el recorrido por esa isla, los únicos pobladores de la misma Kiky, una típica malvinense y su germano marido, nos agasajaron con un té con tortas que realmente repuso nuestras fuerzas en exceso. Su hospitalidad y don de gentes, me demostraron que si bien puede haber en las islas todavía gente que no quiere saber nada de recibir argentinos, otros si lo hacen, de buen grado y buscan generar un impacto que promueva la visita del país, que más cercano está a este territorio insular.

Por la noche, ya navegando rumbo a Buenos Aires, pudimos ver una veintena de pesqueros "poteros" (pescadores de calamares) pescando en la zona en torno a las islas, una de las fuentes más grandes de financiamiento que tienen los sistemas educativos y de salud de los isleños. El sistema de defensa corre por exclusiva cuenta del Reino Unido.

Vea más fotos de este increíble viaje en nuestro FACEBOOK.

Para más información sobre Poseidon Expeditions y sus cruceros de expedición consulte a su agente de viajes o a García Fernandez Turismo, tel. +54 11 4320-1450

La asistencia de este crucero fue brindada por Coris, la compañía de asistencia al viajero en Argentina.

Nota del Autor: Nací en 1962 y muchos amigos de mi colegio fueron enviados a la Guerra de Malvinas. Este viaje me sacudió mucho las telarañas de la memoria y los recordé en detalle, tanto que en varios momentos de este "paseo" mis amigos Luis, Rebecca, Jeana, Mariana y Daniel tuvieron la responsabilidad de levantarme el ánimo. Vaya a ellos este sincero agradecimiento, como así también mi respetuoso recuerdo a todos los que allí descansan para siempre y viven en nuestros corazones. RM
Fuente: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

MSC_Black_Friday

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico