Insomnio en el QM2

El último día del "On Board" en el Queen Mary 2, llama a la reflexión de nuestro equipo, a la lógica despedida y a un comentario "fuera de programa" que emociona.

QM2

El Queen Mary 2 en Valparaíso

A bordo del Queen Mary 2.- Son las cuatro de la mañana de nuestra ultima jornada a bordo del Queen Mary 2 y en medio de la noche el sueño nos abandona, igual que nosotros habremos de abandonar esta nave, para que siga su periplo global, en un día, cuando lleguemos a Valparaiso. Papeles para ordenar, notas que se esparcen al azar y mucho por contar a los lectores de Noticias de Cruceros nos levantan de nuestro lecho y hacen dirigir nuestros pasos hacia el Kings Court, lo que nos da la rara oportunidad de acercarnos un poco mas al funcionamiento del barco, y a conocer algo del trabajo de quienes tan duramente -y a veces en forma tan poco visible- hacen que nuestro viaje sea no solo agradable y disfrutable, sino posible.

Cocineros como la argentina Mariana, al pié de su estación preparando el desayuno que habremos de disfrutar dentro de algunas horas, los chicos de house keeping, muchos de ellos filipinos sonriendo todo el tiempo, mientras desarrollan sus tareas, a veces en condiciones, no digamos ingratas, pero si poco apreciadas por el pasaje en general. El crew de mantenimiento que hace una labor impecable, para que nunca podamos percibir una lampara quemada o una puerta que no cierre o abra perfectamente, la gente de la limpieza que realmente, como dicen los british, mantienen el barco “spotless” o sea sin una mancha. Todos ellos merecerían un artículo aparte.

Pero el poco sueño, y la tranquilidad imperante en este buffet del séptimo piso, con la música clásica sonando en el sistema de audio del barco, llevan a nuestros dedos a explorar otras combinaciones en el teclado, y a intentar transmitir en parte lo imponente de este navío, que nos ha dado cobijo durante casi dos semanas, y al que le debemos varios agradecimientos. Uno de ellos, quizás no el mas importante, pero si el que jerárquicamente corresponde es para el Capitán Kevin Oprey, que se destaca por varios cuerpos de otros skippers con los que hemos viajado. Y lo hace precisamente por ser un comandante “presente”, se lo puede ver caminando los pasillos y las distintas secciones públicas del Queen Mary 2, a veces acompañado por su esposa, llevando más allá del puente de mando su impronta, y haciéndonos sentir que estamos en buenas manos. Ayer durante el estreno de un nuevo musical (que necesitaría de por si un artículo completo para hacerle justicia) pudimos verlo de pie, en uno de los pasillos del Royal Court, siguiendo atentamente el debut, como si de un crítico de espectáculos se tratase. Por los aplausos, y por su expresión, quedó satisfecho. Por nuestra parte, en uno de sus habituales paseos, y muy respetuosamente pudimos felicitarlo por el impecable estado general del barco y el servicio, cosa que le arranco una sonrisa de satisfacción.

Claro que la a hora en la que escribimos estas líneas, con los tripulantes preguntándonos si somos “escritores” quizás nuestra función de cronistas, se corra del mero relato de las experiencias a bordo, y nos ponga en una posición donde sobrepasemos los límites muchas veces autoimpuestos del “profesionalismo” con que intentamos escribir nuestros artículos para Noticias de Cruceros, y nos haga incursionar en aguas un poco mas profundas que las habituales en las notas que enviamos a nuestra redacción.

Sería imposible enumerar la cantidad de relaciones personales que entablamos a bordo en estos doce días de navegación, recorriendo todo el sur de la América, en dos distintos océanos. Pero vaya para ellos genéricamente nuestra gratitud, por todos los momentos, las vivencias y el aprendizaje que implicó el poder compartir con ellos un viaje maravilloso. Un listado de nombres, probablemente no tenga para nuestros lectores mucho sentido, pero baste enunciar que casi medio centenar de seres humanos de una diversidad tan variada como sus nacionalidades, nos brindaron la oportunidad de aprender de ellos, y de ofrecernos sin cortapisas, la posibilidad de ser un poco mas “viajados”, agregando a nuestro bagaje la dicha de haber podido trabar amistad con ellos. De todos aprendimos algo, y a todos tratamos de brindar lo poco que nuestro oficio de “viajeros profesionales” humildemente acumulamos en diferentes cruceros.

Para finalizar, queda el agradecimiento a la Cunard Line, que impecablemente nos atendió como a todos sus pasajeros, de una manera sobresaliente. Sus caras visibles, Corinne e Imogene hicieron que nuestro trabajo fuese facilitado al máximo. Mientras una guitarra desgrana la melodía de la canción de los Beatles “All my loving” (Todo mi amor). no podemos dejar de asombrarnos gratamente por la sincronía de su letra, que conocemos como dicen los anglo parlantes “by heart”, y cuando en su estribillo John Lennon escribía: "Por ello es que mientras este lejos habré de escribir todos los días y te enviare todo mi amor”, nos sentimos tocados por la emoción, ya que cada una de estos artículos, es de alguna forma una “carta a casa” que insertamos en una botella virtual y lanzamos al océano digital, para que ustedes del otro lado de la pantalla, de alguna forma justifiquen con su lectura nuestra existencia. Por eso el GRACIAS mas grande es para los lectores de Noticias de Cruceros, sin los cuales este viaje en el Queen Mary 2, no hubiese sido posible.

Hasta la próxima singladura. Buenos vientos y mares calmos para todos !

El  Cruce  -  Por María José Urquijo

Maria Jose Urquijo

María José Urquijo

La fotografa de nuestro Team en el QM2 nos relata desde su óptica personal la fuerte impresión que le causó el paso por el Cabo de Hornos. Honestidad, sentimiento y una mirada femenina que sin dudas enriquece esta crónica de viaje.

"Definitivamente lo mio no es la escritura, pero hay momentos en los cuales la necesidad de expresar tanta belleza, en el cual las palabras suenan vanas, es imposible no compartirlo. Quizás solo hable de sensaciones, de las imágenes la cámara se ocupará.

Esto es la opresión en el pecho, las lágrimas al borde de los ojos, la sonrisa que se asoma sola, la luz, las luces maravillosas que son plata y tierra. Es tanta emoción que uno se queda de piedra, se siente inanimado, shockeado, estamos danzando en este maravilloso barco alrededor del fin del mundo, la danza en la cual todos somos y hablamos diferentes idiomas, pero todos decimos lo mismo, esto es INCREIBLE, lo único que puedo decir desde mi humilde lugar es … que no les quede pendiente, vengan a sentir acá, porque sino se perderán la música de la vida."

María José

Vea más fotos del Queen Mary 2 en nuestro FACEBOOK

Todas las fotos que está posteando el equipo de NDC en Instagram, Facebook y Twitter podés buscarlas con el hashtag #qm2

Más info sobre los cruceros de Cunard en Argentina: Discover the World, tel. + 54 (11) 5274-1600

Fuente: t13 / Daniel José Benhayón y María José Urquijo / Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico