San Valentín en el Queen Mary 2

Ya finalizando el viaje en el Queen Mary 2, nuestra "tripulación" hace un rápido pantallazo a sus colegas de a bordo.

Buffet Valentine

Un buffet dedicado a los enamorados.

A bordo del Queen Mary 2.- Festejar el día de los enamorados en alta mar, tiene un sabor especial en el Queen Mary 2, sobre todo por el esfuerzo que implica para el staff de la cocina prepararnos una mesa de dulces decorados para la ocasión. Desde las esculturas alusivas tanto en material sólido como en hielo, como todos los pastry’s, cakes, muffins, donuts, y otras exquisiteces, la celebración del del día de los enamorados fue desde el comienzo de la jornada de una dulzura espectacular. Pero por supuesto no todo quedó allí y durante el día las actividades se fueron sucediendo, hasta el baile de San Valentín, donde a todas las damas se les entregó una rosa. Para muchos pasajeros mayores esta fue una buena forma de renovar sus votos conyugales, mientras que para otros fue la oportunidad de reencontrar el romance.

Para el equipo de Noticias de Cruceros, el festejo se desarrolló mayormente en la zona de la proa de la nave, donde esta ubicado el exclusivo Canyon Ranch Spa Club, cuyo menú de servicios es demasiado extenso para ser incluido en esta crónica. Bajo el lema de “piense mas allá de un Spa” el área donde se desarrolla la experiencia denominada “el poder de la serenidad” es de una calidez y belleza que ayudan no solo al relax, sino que permiten una especie de “auto-descubrimiento”. Bajo una franquicia que lleva más tres décadas y que en el Queen Mary 2 funciona a la perfección, pudimos disfrutar de una tarde en la piscina de hidroterapia y tratar de quemar algunas calorías y desprendernos de algunas toxinas en sus saunas y baños finlandeses. Concluimos en el salón de relajación, y nos retiramos a nuestro cuarto sintiéndonos como si tuviésemos resortes en los pies.

Mientras que nos dirigimos hacia Valparaiso donde se espera algún tipo de demostración fuera del puerto, debido al fallecimiento de un ciudadano chileno a bordo en el pasado, aprovechamos para reunirnos con algunos de los miembros connacionales que son parte de la tripulación del QM2, de los 8 que se encuentran a bordo, elegimos a tres para la toma fotográfica, como el Salteño Silvio, el encargado de la biblioteca y la librería de la nave con 5 años trabajando en los distintos buques de la Cunard Line. O la muy talentosa “hair dresser" Rebeca quien a pesar de haber pasado solo cinco meses en el Queen Mary 2, ya lleva 3 años en el mar a bordo de diferentes naves. Y finalmente pero no por ello con menos valor -ya que entablamos con ella una particular relación amistosa- la simpatiquísima Pilar, una barman experimentada que con 6 años de servicio, se destaca por su profesionalismo y carisma. Realmente un ejemplo de lo que se denomina “la vida a bordo” y una “embajada” marítima argentina que surca los mares y que nos deja mas que muy bien parados por su calidad humana.

tripulantes

Los tripulantes latinos, una sonrisa y gran corazón

Los que nos dejan también muy satisfechos son los miembros del Galley del Britannia que en una visita guiada por su chef ejecutivo Nicholas Oldroyd, nos abrieron las puertas de una de las cocinas mas grandes de altamar, que diariamente en diferentes turnos atiende a mil doscientos pasajeros. 85 personas trabajan allí en un ambiente de precisión absolutamente británica, preparando los menúes que diariamente hicieron la delicia del equipo de Noticias de Cruceros, y que agregaron centímetros a nuestros abdómenes. A pesar de las diferentes alternativas gastronómicas que se ofrecen en el QM2, el mayor trabajo culinario se realiza en este Galley, Y tener la oportunidad de pasar por las puertas giratorias donde cada noche los mozos entran y salen con las exquisiteces que terminan en nuestras mesas, fue otra gran experiencia digna de compartir.

Con la tristeza de estar a punto de finalizar nuestro viaje, igualmente aprovechamos el tiempo para intercambiar tarjetas personales con los nuevos amigos que hicimos a bordo, y dedicamos la última tarde a asolearnos en nuestra cubierta predilecta, el Terrace Pool & Bar del nivel 8, ya que en la latitud en que nos encontramos el sol vuelve a brillar, acomodar nuestros bártulos y prepararnos para la noche de despedida que seguramente luego de la cena habremos de disfrutar bailando en la discoteca Q32, donde nos daremos cita con los otros pasajeros con quienes desarrollamos alguna afinidad, para terminar este segmento de la vuelta al mundo de Queen Mary 2, bailando hasta quedar extenuados seguramente. Es que un crucero de este calibre no puede finalizar de otra forma que con una celebración a todo ritmo, para la despedida. Aunque dejamos para mañana la última de las notas, donde seguramente no relataremos nuestro descenso del buque, sino que trataremos de dar un tono personal a este “farawell” a un viaje que mas que una travesía ha sido la experiencia de una vida.

Vea más fotos del Queen Mary 2 en nuestro FACEBOOK

Todas las fotos que está posteando el equipo de NDC en Instagram, Facebook y Twitter podés buscarlas con el hashtag #qm2

Más info sobre los cruceros de Cunard en Argentina: Discover the World, tel. + 54 (11) 5274-1600

Fuente: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico