Usuahia, una Suiza frente el mar

El Queen Mary 2 llega a Ushuaia, la ciudad más austral del planeta. Meca de aventureros y navegantes. He aquí la crónica de esa escala.

QM2 en Ushuaia

Fondeados en Ushuaia

A bordo del Queen Mary 2.- La pregunta habitual de los otros pasajeros al conocer nuestra nacionalidad, es casi sin excepciones: ¿cómo es Usuahia? Y nuestra respuesta vuelve a repetirse una y otra vez: Switzerland by the sea (Suiza frente al mar). Lo que nuestros compañeros de viaje no saben es que nuestros ojos nunca se han posado sobre este paisaje hasta ahora, y que solamente estamos infiriendo, haciendo una transpolación, o como ellos dirían, un “educated guess”. Pero nada nos prepara para la realidad que se despliega delante nuestro. Luego de una jornada de navegación donde los vientos y el mar conspiran contra la posibilidad de disfrutar de la parte externa del Queen Mary 2, y que nos permitió seguir aprovechando las amenidades de este maravilloso transatlántico en su viaje al confín austral y reponernos de algunas emociones, la llegada a Ushuaia es bastante mas que el arribo a un puerto.

Es que para los pocos argentinos a bordo del QM2, pasar a solo algunas millas de las Malvinas, aunque haya sido en un horario nocturno y que nunca estuviesen a la vista, es otro de los puntos de inflexión de este viaje. Desde nuestra salida de Punta del Este, los tres días de navegación nos han brindado una experiencia única, en materia humana, ya que nos permitieron afianzar los lazos con nuestros compañeros de viaje. Organizado por Corine, nuestra azafata hispano/francófona, tuvimos un prolongado almuerzo con los pasajeros latinos, luego de la “carrera de los panqueques” que por el clima no pudo desarrollarse en cubierta, y se llevó a cabo en el Queens Room. La misma consiste en una competencia entre equipos (camareros, personal de cocina y otros tripulantes) que deben recorrer una distancia, con sus sartenes en la mano, haciendo girar en el aire los crepes. A pesar de los mares agitados y el viento de fiera fuerza, la nave se comporta en forma marinera y dentro de la misma, poco puede notarse de la bravura del mar.

Alrededor de las siete de la mañana ya en el momento de levantarse para el desayuno, arribamos a la ciudad mas austral del mundo, donde las cumbres nevadas y la belleza de la bahía son solo apocadas por algo de viento y lluvia. El desembarco previsto para esa hora empieza a demorarse porque debido al viento la Prefectura Naval Argentina le exige al Capitan Oprey que baje solo uno de los tenders y habilite solo una planchada para el descenso de los visitantes, y de esa forma realizar las pruebas de viabilidad para la llegada a tierra. Con el práctico y el personal de inmigraciones a bordo, nos relajamos y tomamos nuestra colación matutina, viendo asombrados como las condiciones de tiempo empiezan a mudar, para mejor. Increíblemente el viento amaina, la lluvia cesa y con esa velocidad que tienen los cambios de clima aquí en el extremo sur del mundo, las aguas se calman y el sol comienza a mostrarse. De esta forma y con algún pequeño retraso, las excursiones que ofrece la Cunard Line, cuyo precio no difiere mucho de las que se contratan en tierra son las que primero dan comienzo.

Base Naval

Base Naval Ushuaia

El resto del pasaje se muestra encantado de poder aprovechar una jornada luminosa aquí en Usuahia, una ciudad que cada vez esta mas lejana de aquellos tiempos en los que el presidio era el centro de la actividad de esta urbe insular. Otra de las sorpresas agradables de la mañana es ver en el muelle a "nuestra" Fragata Libertad, junto a dos naves antárticas, el Minerva de la Swan Hellenic y el Stella Australis, de Cruceros Australis. Como en otras oportunidades el desembarco se desarrolla en los tenders, y el Queen Mary 2 queda anclado a menos de un kilometro del muelle en la bahía de Ushuaia. Una nota de demérito, que nos entristece destacar, es la poca calidad de un muelle que recibe a tanto turismo internacional. Porque una cosa es la falta de infraestructura y otra es ofrecer una pasarela lastimosa como por la que ascendimos. Igualmente la posibilidad de pisar por primera vez el suelo patrio nos llena de un sentimiento de esos que se sienten en el medio del pecho. Mirar el paisaje que rodea a la ciudad nos llena de un orgullo nacional que pocas veces habíamos sentido.

La visita, sin aprovechar excursión alguna, se desarrolla en el centro de Usuahia, una ciudad que tiene mucho que ofrecer a los visitantes. Desde las tiendas de nivel internacional a los precios de puerto libre en tabaco y alcohol, diversas posibilidades gastronómicas, en las que por supuesto se destacan las centollas y el cordero patagónico, hasta la visita al pequeño pero no por ello menos interesante museo Yámana, nuestro paso por la ciudad mas austral del mundo nos permitió apreciar además la calidad humana de sus habitantes. Desde la camarera del “Banana” donde pudimos leer el Clarín del día tomando un cortado con media lunas, hasta la chica oriunda de tucumán, pero residente en Ushuaia desde hace veinte años que recorrió varios kilometros desde su casa en un barrio alejado para poder sacar fotos al Queen Mary 2 y nos confesó su sueño de viajar en un crucero como este, pasando por la farmacéutica que accedió a vendernos un antibiótico, sin la prescripción necesaria, nos demostraron que esta ciudad no solo es bella por su ubicación geográfica, sino también por el don de gentes de sus residentes.

El retorno a bordo estaba previsto para las 16 horas, y con pocas colas en el muelle, abandonamos Ushuaia para dirigirnos como es nuestra costumbre a la popa del Queen Mary 2, para aprovechar la celebración que usualmente se desarrolla en la salida de todos los puertos. Con la banda tocando sones caribeños y aprovechando la buena señal en nuestros teléfonos celulares, nos ponemos en contacto con nuestros seres queridos, y también tomamos parte de la emisión de “Navegando”, el programa de Noticias de Cruceros en la Trade Radio. Nuestra participación como corresponsales a bordo del QM2 fue un toque de color “en directo” que esperamos haya podido dar a la audiencia de esa emisión, un atisbo de la experiencia que vivimos en aquí en el sur de nuestro país.

Para finalizar esta crónica nos queda el toque de color. A pesar que desde el puente nos anuncian que la salida habrá de demorarse, y con las condiciones climáticas desmejorando pero todavía con mar calmo y retazos de sol, la misma se realiza casi a tiempo y nos encuentra con un vaso de piña colada en la mano disfrutando de uno de los jacuzzis de la pileta vidriada de la cubierta 13, mientras el paisaje del canal de beagle se despliega como un telón de fondo de increíble belleza, dando a nuestra personal experiencia un toque de irrepetible beatitud. En menos de una hora el Queen Mary 2 abandonará definitivamente la Argentina hasta una próxima visita, deteniéndose en Puerto Williams para que las autoridades chilenas puedan darnos el visto bueno y continuar hacia el Cabo de Hornos, donde mañana a primera hora podremos hacer nuestro pasaje bi-oceánico. Aunque como siempre, esa será otra crónica, que podrán leer -si los hados y el clima son propicios- mañana en Noticias de Cruceros.

Vea más fotos del Queen Mary 2 en nuestro FACEBOOK

Todas las fotos que está posteando el equipo de NDC en Instagram, Facebook y Twitter podés buscarlas con el hashtag #qm2

Más info sobre los cruceros de Cunard en Argentina: Discover the World, tel. + 54 (11) 5274-1600

Fuentes: Noticias de Cruceros
Fotos: Gentileza de Gonzalo Salas y María José Urquijo / Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico