El día después

Un día de mar, inspira a nuestros viajeros/periodistas a recorrer la nave, excursionando por sus magníficos salones.

Silk Road

El restaurante Silk Road, del renombrado chef Nobu Matsuhisa.

A bordo del Crystal Symphony.- El Symphony ha cubierto casi 3.000 millas marinas desde su partida de Buenos Aires el miércoles 13 de enero, pero sólo hace pocas horas ha dejado atrás la última de las islas antárticas en plena nevada. La calma de las aguas antárticas también ha ido quedando atrás y durante la noche aumentaron el viento y el oleaje en un extremo del Pasaje de Drake y mantuvieron ese "crescendo" hasta la tarde de hoy, ya surcando las aguas del Atlántico Sur. En este momento, a media tarde, la temperatura ha subido hasta los 8º C, o 46º F de la escala Farenheit, y el viento se mantiene fuerte, en el punto 8 de la escala Beaufort. El Symphony avanza a 16,8 nudos, es decir por debajo de su velocidad de crucero. El rolido es bastante fuerte y hace bastante difícil mantener el equilibrio, especialmente al caminar por las cubiertas superiores. Eso es algo que siempre nos ha interesado: en las cubiertas inferiores, por el contrario, el rolido y el cabeceo son tanto menos perceptibles,

El jueves 21 -hoy- será un día entero de navegación y recién mañana, muy temprano, echaremos ancla frente a Puerto Argentino (Port Stanley) en las Islas Malvinas. Por las características de este pequeño puerto y la ausencia de un muelle adecuado para recibir una nave de este porte tendremos que desembarcar utilizando los tenders, como sucedió en Ushuaia pero por un motivo diferente. El puerto de Ushuaia estaba muy concurrido y no había lugar físico en el muelle para amarrar allí.

Dedicamos la mañana a circular por todo el barco, recalando cada tanto en alguno de sus muchos salones, ámbitos y restaurantes. Estábamos muy curiosos de sondear la reacción y la opinión de los demás huéspedes sobre su breve pero intensa experiencia antártica. Conversando con algunos y escuchando las conversaciones de otros, llegamos a la conclusión de que nadie había sido indiferente ante el escenario asombroso por el cual nos había paseado por dos días el Symphony. De hecho, casi no se escuchaba hablar de otra cosa y la palabra Antarctica (así se le dice en inglés con esa traicionera "C" antes de la segunda "T") era la que se repetía más veces. Fue notable pasar por la moderna biblioteca de abordo donde hay, al lado de un gran globo terráqueo giratorio, una mesa con tres enormes atlas a disposición del público. Hoy fue notable ver a muchos sentados a la mesa, todos con el mapa de la Antártida de dos hojas abierto de par en par y siguiendo nuestro recorrido con el dedo. Y eso no era todo: había una pequeña cola de huéspedes esperando su turno de consulta.  Llegamos a la conclusión de que la Antártida no dejó a nadie indiferente.  Y eso nos llevó a una ulterior reflexión: el crucero en el Symphony había sido muy bien pensado, ya que toda su primera parte se había dedicado a tres puntos extremos del mundo.

Bistro

El Bistro

Por un lado, Ushuaia, la ciudad más austral del planeta y fin del mundo civilizado. Por el otro, la Antártida, más allá de fin del mundo con su inconmensurable y helada soledad, sólo puntualizada por los sonidos producidos por algún pájaro, por los pingüinos, focas y ballenas. Y finalmente, mañana, las Malvinas, especie de balsa natural a la deriva en medio de un océano casi siempre tempestuoso, azotadas por los vientos y a menudo envueltas en la niebla o en persistentes lluvias. Tres puntos emblemáticos del mapa, cada cual extremo a su manera.

Se había hecho la hora más importante del día: la hora del té, que como de costumbre iríamos a disfrutar en un tranquilo reducto del barco, el acogedor Bistro, con amplios ventanales asomados al mar, hoy bastante embravecido. Una simpática característica del Bistro es que uno se sienta a la mesa e inmediatamente se acerca un camarero o camarera para tomar el pedido de té, café o cualquier otra bebida. Mientras lo trae, uno tiene el tiempo suficiente para servirse por su cuenta de una amplia selección de delicias dulces o saladas atractivamente dispuestas en un exhibidor central.

Bistro

El "Avenue Saloon" un lugar acogedor e íntimo

Después del té, tomamos un camino diferente al habitual para regresar a nuestra suite. Estábamos en la cubierta 6, Tiffany Deck, y en lugar de utilizar el ascensor en la zona central del barco (midship) paseamos hacia la popa, atravesando primero el Starlite Club, bordeamos el Restaurante premium Silk Road, pasamos luego por el Vintage Room, la Universidad de la Computación (Computer University), el Studio (Centro de Negocios), el Connoisseur Club (Club de los Conocedores), el Restaurante Prego y finalmente el Bridge Lounge (Salón de Bridge). Allí, justo en la popa del Symphony un numeroso grupo de jugadores de bridge estaba tomando una clase para mejorar sus habilidades en este exigente y complicado juego de cartas. Fue así que nos enteramos de que entre tantas otras iniciativas que la distinguen de las navieras de alta gama, Crystal es la única que ofrece clases de bridge a bordo, que dicta una experimentada profesora junto con su marido que, en esta oportunidad, ya llevan seis meses embarcados. Como jugadores de canasta, sentimos que nos estábamos metiendo donde no nos habían llamado y nos retiramos discretamente. No lejos de allí, mientras tanto, estaban dictando otra clase Era una clase de idioma español, a cargo de una docente mexicana. Por otra parte, nos habíamos enterado de que a bordo también se dictan clases para quienes desean aprender a efectuar filmaciones con sus i-Pads Volvimos en parte sobre nuestros pasos hasta las escaleras de popa y subimos cuatro pisos hasta la cubierta 10 -Penthouse- y llegamos a la 1055 donde nos prepararíamos para una refinada cena oriental en el Restaurante Silk Road, que sigue los preceptos de un renombrado chef internacional con restaurantes en todo el mundo, el japonés Nobu Matsuhisa.

Para más información sobre Crystal Cruises y sus cruceros consulte a su agente de viajes o a García Fernandez Turismo, tel. +54 11 4320-1450

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Guido Minerbi

Periodista políglota especializado en viajes. Profesor Asociado en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Director de Minerbi - Silveira Comunicación Corporativa. 

Tags: