Partida & Navegación

Desde el primer día Guido Minerbi nos va contando su experiencia en el lujoso mundo de Crystal Cruises.

Penthouse

Nuestra cabina "Penthouse"

A bordo del Crystal Symphony.- Como en un gran hotel de 5 o 6 estrellas, las cabinas sólo se encuentran disponibles después de determinados horarios, en este caso, las 15:00 hs. Disfrutamos del almuerzo y luego hicimos tiempo tomando un rico café en la Cubierta 11 -Lido- con vista en dirección a Colonia del Sacramento. La placidez nos había invadido y de pronto nos dimos cuenta de que ya eran las 15:30 y que podríamos tomar posesión de nuestros aposentos en la cabina 1055 de la cubierta Penthouse.

La cabina resultó ser una suite muy espaciosa, generosamente equipada, con un descomunal balcón verandah, sofá, sillón, cama Queen Size, un placard-vestidor, una profusión de cajones donde guardar cosas, Frigobar, escritorio, televisor plano, veladores y luces de todo tipo para personalizar la iluminación y un espacioso baño con doble lavabo, bañadera con hidromasaje y compartimiento separado para la ducha.

Anthony

Anthony, nuestro mayordomo

Nuestro equipaje ya había llegado por lo cual lo primero que hicimos fue empezar a abrir las valijas e ir colgando la ropa y guardando el resto en los cajones. Tocó el timbre, y cuando fuimos a abrir ahí estaban para presentarse y darnos la bienvenida Eldie y Pumla, las dos responsables de que a partir de ese momento nuestra suite estuviera siempre impecable. No habían terminado de retirarse cuando el timbre volvió a sonar: fuimos a abrir la puerta y nos encontramos con el apuesto mayordomo -Anthony- nacido en el sur de la India, vestido de riguroso frac, quien se ofreció para hacer planchar sin cargo la ropa que hubiera llegado arrugada.

Ya las visitas habían concluido y terminamos de arreglar nuestras cosas, dejando para más tarde la botella de champagne helado, la canasta de frutas y las frutillas de bienvenida, bañadas en chocolate.

Descansamos un breve rato, ya que a las 16:15 deberíamos concurrir con los chalecos salvavidas ya colocados, al punto de reunión que nos correspondía, para participar en el "drill" (ejercicio de simulacro) de abandono del barco cuya realización es un requerimiento legal al que deben ajustarse todas la navieras. Parecido en todo a otros drills a los que habíamos participado en otros barcos, éste fue mucho más breve, ya que se realizó exclusivamente en idioma inglés, el idioma oficial de los barcos de Crystal. Del drill regresamos a nuestra suite para dejar los chalecos y luego fuimos directamente al simpático Bistró a tomar un té helado, volviendo a valorar el aire acondicionado. Finalmente, sin que mediara toque de sirena alguno, el barco se fue apartando del muelle auxiliado por dos remolcadores pasando por Retiro y Puerto Madero antes de hacerse a la mar -perdón- ¡al río!

Miramos el reloj: eran exactamente las 17:00. La rigurosa puntualidad forma parte también de todos los detalles que conforman el lujo refinado de esta naviera que año tras año se hace acreedora de los mayores premios. Volvimos a nuestra suite y sólo en ese momento, al recorrer el largo pasillo de las cabinas con número impar nos dimos cuenta de un detalle: las puertas, de un solo lado. En el Symphony no hay ni una sola cabina interna: ¡todas se asoman al mar!

Crystal Dining Room

Crystal Dining Room

Estábamos muy cansados y estuvimos en un dulce duermevela hasta que se hizo la hora de la cena en el comedor principal, el Crystal Dining Room donde compartimos una mesa de seis con dos simpáticas parejas, una de estadounidenses de Seattle, y otra de ingleses, de una ciudad muy cercana a Gales, quienes se interesaron mucho cuando les comentamos de la colonia galesa de Gaiman, de la cual nunca habían oído hablar.

Desde ya, se trató de una cena totalmente anglófona. Nuestro compañero inglés hizo un comentario que nos pareció muy interesante: según él, tener el inglés como idioma materno es a la par una bendición y una maldición. Bendición, porque todos hablas inglés. Maldición, porque ya que todos hablan inglés, ¿para qué quien habla inglés va a querer molestarse en aprender otros idiomas?

Para más información sobre Crystal Cruises y sus cruceros consulte a su agente de viajes o a García Fernandez Turismo, tel. +54 11 4320-1450

Fuente: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Guido Minerbi

Periodista políglota especializado en viajes. Profesor Asociado en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Director de Minerbi - Silveira Comunicación Corporativa. 

Tags: