Despedida alla italiana

El enviado especial de Noticias de Cruceros aborda finalmente el Costa Fascinosa rumbo a Barcelona y se sorprende gratamente ante la evocación del mejor cine italiano, el homenaje que el barco le rinde a la ópera y la ambientación que invita al descanso y el relax. También desliza algún tip que merece ser tenido en cuenta, claro que luego de recuperarse de la efusividad vial de un taxista en Savona…

Costa fascinosa

El Fascinosa aguarda en su amarra antes de partir rumbo a la ciudad condal.

Una caravana de autos y ómnibus de larga distancia atestaba las calles que llevan al puerto de Savona el jueves a mediodía. El destino de todos era seguramente el Palacrociere, la moderna terminal de cruceros de esta ciudad de Liguria, situada entre Génova y la frontera con Francia, allí donde prácticamente comienza la afamada Costa Azul.

El tránsito avanzaba con pasmosa lentitud y eso hacía que el taxista imprecara por lo bajo (bueno… ¡no tan por lo bajo!) en un italiano muy fácil de interpretar, sembrado de referencias impías, comentarios sobre las progenitoras de los demás automovilistas y, lo que nos pareció novedoso, a la bíblica Eva, progenitora de todos nosotros.

La lentitud, tan repudiada por el taxista nos vino muy bien porque nos permitió admirar la fortaleza de Priamare, una impactante construcción defensiva con cientos de años. El taxista ?por un momento? dejó tranquilas a las mamás y nos explicó que en la época de mayor poderío de Génova, los genoveses habían invadido Savona y destruido la poderosa fortaleza que la defendía. Lo que no logró aclararnos fue por qué diablos la habían destruido, si muy poco tiempo después volvieron a construir otra en el mismísimo lugar… Todo esto ocurrió en la época de mayor esplendor de las cuatro ‘repúblicas marineras’ (repubbliche marinare): Génova, Venecia, Pisa y Amalfi, cuyos escudos hoy ocupan la franja blanca de la bandera italiana, que flamea en todos los barcos de Costa.

La fortaleza quedó atrás y volvieron las referencias maternas. Por suerte ya habíamos llegado al Palacrociere y pagamos dieciocho euros, tarifa fija que rige desde el centro de Savona al puerto, que incluye el acarreo del equipaje. Solícitos empleados de Costa lo recibieron para colocarlo en la cinta transportadora. A partir de entonces empezamos realmente a disfrutar, porque hasta ese momento nos habíamos sentido un poco como changadores. Sólo volveríamos a ver el equipaje mucho más tarde, cuando apareciera cuidadosamente apilado frente a la puerta de nuestra cabina, la 7386, una muy confortable suite premium externa, con balcón al mar, ubicada en la cubierta 7, ‘Zivago’.

Un Consejo: Para asegurarse de que el equipaje llegue a nuestra cabina, es fundamental seguir las indicaciones de Costa. Junto con el e-ticket se reciben marbetes con todos los datos necesarios para la correcta identificación del equipaje y su entrega en la cabina. Cada crucerista debe imprimirlos antes de salir de su casa, doblarlos en la forma indicada, y luego colocarlos en cada pieza de equipaje, asegurándolos con una abrochadora. En nuestro caso, para otorgarles mayor resistencia, los recubrimos con cinta transparente.

Cine y Ópera

El nombre Zivago evocó en nosotros el gran film basado en la novela de Boris Pasternak ‘Doctor Zhivago’ y nos hizo recordar las actuaciones estelares de Omar Sharif como el doctor y Julie Christie como Lara. A la espera del equipaje, resolvimos realizar una primera exploración del barco, para lo cual tomamos uno de los tantísimos ascensores a disposición de los huéspedes. Y al abrirse las puertas, otro impacto cinematográfico: cara a cara, estaban Federico Fellini y su actriz favorita, la sueca Anita Ekberg, a quien ‘il grande Federico’ llamaba cariñosamente ‘Anitona’, quizás por las generosas medidas superiores de la rubia diva.

Pasamos por el grandioso atrio central ‘Amarcord’ y visitamos el restaurante Gattopardo, donde ya nos habían reservado una mesa para el segundo turno de la cena, a las 21.30 hs. La ubicación resultó ser excelente: al lado había una gran mesa redonda, que esa noche quedó desierta y que, nos explicaron, era la del Comandante (o sea, el capitán) Massimo Pennisi, a quien habíamos conocido en 2014 al mando del Costa Favolosa.

Hasta ese momento nos había parecido que el tema del Costa Fascinosa era el cine italiano e internacional, pero pronto tuvimos que modificar esa percepción porque empezamos a encontrarnos con la lírica. En el barco hay sectores y cubiertas con el nombre de las protagonistas de las grandes óperas: Aída, Carmen, Tosca, Turandot, Butterfly… En el Fascinosa, efectivamente, conviven y se complementan el mejor cine y las más memorables óperas.

Embarque y Drill

El embarque había procedido con relativa lentitud, no obstante la eficiencia del personal de Costa. Como consecuencia de los hechos acontecidos en París pocos días atrás, las autoridades italianas y europeas en general redoblaron los minuciosos controles de seguridad, y eso necesariamente alargó los tiempos.

Con el barco todavía amarrado en el puerto de Savona, se procedió al drill (ejercitación o simulacro) obligatorio, con el cual se instruye hasta el último huésped sobre cuál es el punto de reunión en la cubierta 4 (‘Gilda’) correspondiente a su cabina, sobre cómo colocarse correctamente el chaleco salvavidas, y cómo reconocer los toques de sirena que se oirían en el caso improbable de que se presentara una emergencia que obligara a abandonar la nave.

No pudimos dejar se observar que nunca faltan algunos pasajeros que refunfuñan un poco al tener que participar en el drill. Es algo así como los que se ofenden cuando pagan una compra con su tarjeta de crédito y les piden una identificación. Lo que toman como una molestia es, en realidad, una precaución que los protege en el supuesto caso de que alguien les robe la tarjeta. En un barco, es un requerimiento legal que todos participen de esta ejercitación orientada a proteger la vida humana en el mar. Sin embargo, tras haber participado, ¡todos regresan a sus cabinas contentos de saber que Costa se preocupa sinceramente por su seguridad y bienestar!

Durante el drill todos los tripulantes participan de la ejercitación y la dirigen. Es por eso se interrumpe la distribución del equipaje hasta que el simulacro concluye. Pocos minutos después, todos los equipajes llegan a las respectivas cabinas. Y en el momento mismo en que íbamos regresando a la 7386 con nuestros chalecos salvavidas de intenso color naranja, tres toques de sirena anunciaron la partida hacia Barcelona, primera escala de este largo y variado crucero transatlántico.

 

Nacionalidades, idiomas, colores

Esta impresión inicial no estaría completa sin mencionar gente y colores. En el Fascinosa se oyen muchos idiomas, pero algunos se destacan: gana el castellano con tonada rioplatense, le sigue el italiano con sus variadas pronunciaciones dialectales, mucho alemán, inglés, francés, ruso y, obviamente, portugués. Nos llamó la atención de que la mayor parte de los tripulantes fueran de nacionalidad filipina y brasileña. Hay italianos, desde ya, y algunos argentinos, pero si se tratara de un concurso, ganarían o acaso empatarían los brasileños y los filipinos.

Y finalmente los colores: desde el momento en que abordamos nos impactaron la decoración tranquila, refinada, sin estridencias, y el sabio uso del color, cálido siempre, ideal para calmar los nervios crispados por las ciudades, el trabajo y el estrés.

Después de la cena, escuchamos un poco de buena música en el grandioso atrio y volvimos a nuestra cabina para descansar de un día intenso y lleno de expectativas. Por suerte, en la navegación hacia Barcelona el mar estaba algo encrespado, con lo cual nuestra gran cama nos acunó agradablemente, de tal forma que no hubo que recurrir a las proverbiales ovejitas para quedarnos profundamente dormidos hasta que despertamos divisando ?en un día tibio y soleado? las costas de la madre patria…

Fuentes: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Guido Minerbi

Periodista políglota especializado en viajes. Profesor Asociado en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Director de Minerbi - Silveira Comunicación Corporativa. 

Tags: