Cruceros… sobrevolando el Atlántico

Suena extraño andar pensando en barcos a bordo de un avión, pero nada puede distraer el tema cuando a dos fanáticos de los cruceros un excelente espresso los junta en distendida charla a diez mil metros sobre (literalmente) el nivel del mar…

Costa Fascinosa

El Costa Fascinosa nos aguardaba mientras volábamos a su encuentro…

Días atrás estábamos volando hacia Italia y ya nos encontrábamos aproximadamente en el medio del Océano Atlántico, entre las costas de Brasil y las de África.

Solemos dormir muy bien en la confortable cabina de un crucero, pero ése no es el caso cuando se trata de conciliar el sueño en un avión, por más cómodo que sea y aunque lo hagamos en bussines class. Dormir sobre las olas es ser acunado dulcemente; dormir a unos diez mil metros de altura y ?a veces? con algo de turbulencia, sencillamente no es lo mismo.

Por eso, cansado, somnoliento pero desvelado, uno empieza a deambular por los estrechos pasillos del avión y termina instalándose en el área de proa o de popa de la aeronave y se sumerge en largas conversaciones con los tripulantes que se turnan allí para atender a los pasajeros. Y estaba precisamente en la zona de proa, charlando en italiano con la jefa de cabina y uno de los sobrecargos, cuando se abrió la puerta de la cabina de comando (el ‘cockpit’, como se le dice en inglés) y apareció un señor que, por la cantidad de tiras en las mangas del uniforme, no podía ser menos que el piloto, muy itálico él ?y boloñés, por añadidura?, que se sumó amablemente a nuestra charla antes de su merecido descanso. Tomamos juntos varios de los excelentes ‘espressi’ que la jefa de cabina preparó sabiamente, como sólo lo saben hacer en vuelos de Alitalia.

El piloto, Luigi Bonani, experimentado profesional de la línea de bandera de la península, estaba con ganas de conversar y aprovechamos para hacerle preguntas y tomar nota. Al comentarle que dentro de muy pocos días iríamos a Savona para embarcarnos en el Costa Fascinosa hacia Buenos Aires, Bonani relató que, cada vez que desea relajarse junto con su esposa y su hijo menor, que acaba de cumplir cinco años, lo hace embarcándose en un crucero. Al nene le encantan ‘le navi’ y todos disfrutan del crucero en familia. Hablamos mucho de aviones y barcos y, ya entrados en confianza, le preguntamos cuál había sido su crucero más reciente y si había sido de su agrado.

Fue una coincidencia: así como nosotros el 26 de este mes nos embarcaremos en Savona en el Costa Fascinosa, él, pocas semanas atrás había disfrutado de lo que calificó como un “maravilloso crucero” a bordo del más nuevo de los barcos de la flota de Costa Cruceros, el Costa Diadema, que describió como muy hermoso, moderno y “muy grande”.

Le preguntamos sobre el itinerario: se trató de un tradicional crucero por el Mediterráneo “cercano”. El Diadema había zarpado de Savona y hecho escalas en Marsella, Barcelona, Palma de Mallorca y Nápoles hasta llegar al puerto de La Spezia, en la misma Liguria donde se encuentran también Savona y Génova, puertos frecuentemente utilizados por Costa.

No pudimos con nuestro genio (parece que, aun a unos diez mil metros de altura sobre el océano, quienes amamos los cruceros no dejamos de ser curiosos y preguntones) y le preguntamos qué excursión le había gustado más entre las que se ofrecían a bordo. La respuesta fue inmediata y la transcribimos como un aporte para quienes en el futuro elijan un crucero por el Mediterráneo con Costa. Según Bonani, es imperdible la excursión a Aix-en-Provence desde Marsella. “Todo es muy especial y atractivo, y en cada lugar donde paramos nos ofrecían excursiones, paisajes y experiencias maravillosas para disfrutar ?relató?… ¡Pero Aix-en-Provence es realmente especial!”

Hablamos también del acuerdo suscrito recientemente por Costa y Alitalia para asegurar que los huéspedes de la naviera puedan volar por AZ (la identificación de esa aerolínea) hacia los puertos de embarque fuera de Italia. A su vez, Bonani nos preguntó sobre el crucero transatlántico que emprenderemos en pocos días más, ya que en algún momento es probable que él también lo haga con su familia.

Entonces le comentamos que el Costa Fascinosa saldrá, como lo hizo el Diadema, desde Savona. De allí hará escala en un solo puerto del Mediterráneo: Barcelona. Luego enfilará hacia el Estrecho de Gibraltar y hará escala en Marruecos, en Casablanca (cuyo nombre en realidad es Dar el Beida). Después pondrá proa hacia Santa Cruz de Tenerife (Canarias), donde hará una escala antes de iniciar el cruce del Atlántico, que implicará unos seis días de navegación.

Ya en aguas brasileñas, hará cuatro atractivas escalas más, en Recife, Maceió, Salvador de Bahía y Rio de Janeiro. Antes de llegar a Buenos Aires, también en Montevideo (Uruguay) y llegará a la terminal Quinquela Martín de Buenos Aires el 15 de diciembre.

La charla con Luigi Bonani (quien, como piloto intercontinental, ‘algo’ de viajes y destinos sabe) confirmó nuestra percepción de que no hay nada mejor para disfrutar, conocer nuevos destinos, pasarla bien y relajarse, que un crucero. Y desde ya, el vuelo ?óptimo, por otra parte? nos hizo recordar que en una cabina se duerme mucho mejor que a diez mil metros de altura y, podría asegurarse ¡hasta mucho mejor que en la casa de uno!

Fuentes: Philips, Dinamic Line, Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Guido Minerbi

Periodista políglota especializado en viajes. Profesor Asociado en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Director de Minerbi - Silveira Comunicación Corporativa. 

Tags: