Embarcar, quejarse y luego ¿qué?

Los primero minutos a bordo de un crucero pueden marcar el éxito o fracaso del viaje para Ud. y su familia. He aquí 7 simples pasos para aprovechar a fondo sus vacaciones en el mar.

Embarque ideal

Una escena de embarque ideal.

Según Mafalda (el personaje del genial Quino) el deporte nacional de los argentinos es quejarse. Y según mi experiencia es una de las primeras cosas que se ven, al embarcar en un crucero en Buenos Aires.

Como muchas de estas quejas (de pasajeros) son motivadas por el desconocimiento, he querido compilar las cosas que debería hacer una vez a bordo y cuales no deben alarmarlo.

Luego del proceso del embarque, que en ocasiones puede ser largo y aburrido, usted por fin está a bordo del crucero. Los camareros le ayudan a encontrar su cabina.

Si la misma no está aún preparada pase directamente al paso 1.

Si ha llegado a la misma y está lista, y al inspeccionarla se da cuenta que le faltan las valijas, no trate de pedirle ayuda al camarero filipino, al que le costará mucho entender lo que está tratando de decirle en medio de un ataque de histeria. Cálmese, esto es totalmente normal.

Quejas

Las quejas en muchos casos son motivadas por el desconocimiento de los procesos normales del embarque.

Cuando suben 2000 pasajeros en un barco, pueden ser unas 4000 valijas las que se despachan y la terminal tiene el personal y los medios técnicos como para “tirárselas” rapidamente a la nave. El tema es que una vez dentro de la misma los encargados de distribuirlas no son más de 50 y esto implica que cada uno llevará 40 valijas, a veces en carros que no cargan más de 4 a la vez.

Por lo tanto tiene 10 viajes desde lo más profundo de la nave hasta las cabinas… Y esto puede demorar. Lo importante es que Ud. le haya puesto bien la Tarjeta de Identificación del Equipaje, donde debe figurar su nombre, barco y número de cabina; así no hay confusión posible y sus valijas llegarán en un plazo razonable.

Ahora que sabe que debe esperar, pasemos a las otras cosas que hará. Recuerde que todavía necesita realizar algunos trámites y confirmaciones a bordo del crucero, para asegurar una estadía placentera.

  1. Suba hasta el último piso y vaya al Buffet: Más que una tarea, es una necesidad. Ya que lo primero es lo primero, si su estomago pide a gritos algo de comida, no queda otra que satisfacerlo. Recuerde que nada es placentero si uno está hambriento. Así que,vaya directo al buffet del barco, que seguramente estará abierto el día del embarque hasta la hora de partida.
  2. Confirme el turno y la mesa para la cena: Si viaja con Costa o MSC ya tendrá un turno asignado que en muchos casos figura en la tarjeta que sirve de llave de la habitación. Sin embargo en Norwegian por ejemplo hay que reservar cada noche el horario y el restaurante al que uno desea ir. En caso de estar preasignado vaya al restaurante y ubique al encargado o maitre y pida o cambie la confirmación del turno y la mesa (según sea su parecer). Asegurese que la mesa que le toca esté integrada por personas que hablen en el mismo idioma que usted, y si no es así, pida el cambio de mesa. Si viaja en grupos numerosos, asegúrese que los integrantes del grupo compartan la misma mesa. Si viaja en pareja y quiere intimidad, puede pedir una mesa para dos personas, pero depende de la disponibilidad del momento. También es el momento para constatar el pedido de comidas especiales (que debe haberlo hecho en su agencia de viajes), como comidas para celíacos, vegetarianos, kosher, etc. Si su pasaje no incluye un paquete de bebidas o no lo adquirió en su agencia de viajes, este puede ser un buen momento para hacerlo.
  3. Contrate las excursiones: Si su plan es realizar excursiones ofrecidas por la naviera en los destinos, éste es el momento indicado para contratarlas. Vaya a la oficina de excursiones en el barco y consulte las distintas opciones que se ofrecen en cada puerto de escala. Si bien las excursiones que ofrece la naviera son más caras que las que puede contratar usted por su cuenta, tiene el beneficio de ser más cómodas y organizadas, además usted no corre el riesgo de perder el barco por llegar tarde de las excursiones.
  4. Visite el Spa: Usualmente los tratamientos del Spa, si bien son con cargo extra, son muy requeridos, en especial por el público femenino. Y no es raro que ya entrado el crucero ya no haya turnos disponibles para el masaje con piedras calientes o algún tratamiento específico (blanqueamiento de dientes, etc.). Visite el Spa consulte el menú de tratamientos y contrate los de su preferencia.
  5. Visite la oficina de contabilidad: En los barcos de MSC la vinculación de su tarjeta de crédito con la tarjeta de a bordo (la llave de la habitación) se realiza en tierra. En el caso de Costa hay unas terminales de autoconsulta a bordo que le ayudan a hacerlo. Pero si tiene dudas vaya a las oficinas de contabilidad y pida registrar su tarjeta de crédito para poder realizar los gastos extras a bordo del crucero con su tarjeta de embarque. Quienes no disponen de la tarjeta de crédito, puede realizar un depósito en dinero efectivo.
  6. Vaya a la cabina: Ahora si, vaya a su cabina y revise las instalaciones y muebles. Trate de memorizar dónde queda, compruebe el confort de la cama y las almohadas (recuerde que en algunas navieras existe un menú de almohadas a su disposición). Asegurese que todo funcione correctamente como las luces, el aire acondicionado, el televisor, el teléfono, la caja fuerte, etc. Compruebe que el placard esté en orden y sobre todo revise si están los chalecos salvavidas y la tarjeta con las indicaciones de seguridad en la parte posterior de la puerta de acceso. En el baño asegúrese que la ducha funcione correctamente, intentando no quemarse con el exótico sistema de canillas que suelen tener los cruceros. Verifique el estado de la cortina del baño. Del mismo modo revise el funcionamiento del inodoro (ojo que tienen una poderosa bomba capáz de succionar al peluquín más desprevenido). Por último revise si no faltan los elementos necesarios para aseo personal como shampoo, jabón, toallas etc. Si encuentra defectos y faltantes, hágalo saber a su camarero o valet.
  7. Participe en el ejercicio de evacuación: Este es un ejercicio obligatorio en el cual debe participar todos los pasajeros del barco, exigidos por las leyes de seguridad marítima internacional. Generalmente el ejercicio se hace el mismo día del embarque, antes de la partida. El personal del barco avisará por el sistema de altavoces del barco la hora del comienzo del mismo. El ejercicio comienza cuando suena la sirena con siete pitidos cortos y uno largo. Dependiendo de la naviera Ud. realizará este simulacro con o sin salvavidas puesto. Cuando dan la alarma general ya descripta Ud. deber reunirse en el Punto de Encuentro que figura en su tarjeta (la llave del camarote), en la puerta de su camarote (interior) o en el chaleco salvavidas. Allí verá Ud. un número y una letra que le indican su punto de encuentro asignado (Muster Station) pudiendo llegar a él simplemente viendo el mapa que está tras su  puerta en el camarote. Este ejercicio es obligatorio y en algunas navieras pasan lista, en caso de no asistir será invitado por un tripulante a realizarlo y de negarse a hacerlo puede ser multado.

Cuando haya completado todas estas tareas, usted ya puede ir a disfrutar del crucero a su manera. Lo más recomendable en este punto es que haga una recorrida para explorar y conocer el barco, pero si prefiere hacer otra cosa,  está en su derecho de explorar la nave como quiera. Eso si, para los free shop y el casino deberá esperar a que el barco salga del puerto.

¡¡¡ Buenos vientos !!!

Fuentes: Sobrecruceros / MSC Cruceros / Telemetro / Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico