St. Maarten, el paraíso caribeño

El Norwegian Getaway hace su primer escala, en la paradisíaca isla de St. Maarten.

Norwegian Getaway en St Maarten

El Norwegian Getaway junto al MSC Divina en St Maarten

Al amanecer, y gracias a que teníamos la puerta del balcón abierta (ya que cerrada insonoriza totalmente la cabina) escuchamos los primeros graznidos de aves marinas. Al asomarnos, divisamos tierra !!!.

Obviamente no éramos los únicos reunidos en tal posición, ya que adelante nuestro llegaba el Azura de P&O y luego lo hiceron el Costa Mediterranea, el Adonia y el MSC Divina.

Luego de un opíparo desayuno en el Garden Cafe (cubierta 15) justo en la popa, mientras veíamos a los amarradores trabajar con los cabos y las vitas; decidimos no perder tiempo y bajar ya que temíamos un infierno de gente en el “Gangway” (pasarela de salida). Cuan grande fue nuestra sorpresa al ver que todo fluía rápidamente, sin atolladeros de gente en las escaleras.

De esa forma hicimos pie firme en el muelle de Philipsburg, capital neerlandesa de Sint Maarten o San Martín como fuera su nombre de bautismo.

Un poco de historia

Cristobal Colón llegó a esta isla un 11 de noviembre de 1493 y por tratarse del día de San Martín de Tours, la bautizó con ese nombre.

La isla fue colonizada por los españoles hasta que éstos fueron expulsados, y Francia y las Provincias Unidas firmaron un tratado que dividió su territorio en 2 partes en 1648, los Países Bajos mantuvieron la parte menor al sur.

En 1959, San Martín ganó el estatus de territorio de los Países Bajos en las Antillas Neerlandesas. El turismo fue convirtiéndose rápidamente en la actividad principal debido a que los visitantes se sintieron atraídos por las playas de arena blanca y su política de impuestos, su puerto franco, su secreto bancario, sus casinos y algunos bares (típicos de puertos y exclusivos para mayores de edad) donde algunas damas entretienen con sus espectáculos a los visitantes.

Después de años de negociación entre los tres estados del reino (los Países Bajos, Aruba y las Antillas Neerlandesas), los votantes fueron convocados a votar en un referéndum sobre la unión continua con las otras cuatro islas de la federación o la separación.

De acuerdo a los resultados del referéndum realizado en la isla el 22 de junio de 2000, Sint Maarten pasaría a tener un gobierno separado y un estatus similar al que posee actualmente Aruba  (separada de las Antillas Holandesas desde 1986). Aunque estaba prevista la separación para el 15 de diciembre de 2008, ésta se concretó el 10 de octubre de 2010.

Sint Maarten es la parte sur y menor (posee 3.400 hectáreas ó 34 km²) de la isla de San Martín y está separada de la parte francesa por una frontera terrestre (marcada solo por unos postes que indican el cambio de jurisdicción).

La capital es Philipsburg, donde esta el Parlamento y la mayoría de los servicios gubernamentales.

Los asentamientos dispersos se centran principalmente en las zonas bajas cerca de la costa, pero hay también construcciones nuevas en las alturas de los cerros.

Su territorio insular también incluye las islas deshabitadas Guana Key, Hen & Chickens, Cow & Calff, Molly Beday y Pelikan Key.

La economía de Sint Maarten se basa en el turismo, los casinos y las actividades bancarias (además en nuestro recorridos vimos varios locales de diversión nocturna “para adultos”).

Resumiendo 14 Casinos, 37 playas, varios mini malls, un rígido secreto bancario y una cantidad imprecisa de locales nocturnos, hacen de la isla un paraíso con muchas alternativas “non sanctas”.

Se estima que alrededor de un millón de turistas la visitan por año. En temporada de vacaciones, la isla también se convierte un punto de parada para muchos cruceros, como el nuestro. Esto implica que el tráfico automotor en la isla varía en función de cuántos buques hay amarrados en puerto.

El Aeropuerto Internacional Princesa Juliana esta entre las tierras bajas de la Bahía y es la puerta de entrada por la vía aérea. Es famoso por estar pegado a la playa, un lugar poco recomendable, dado el tráfico del aeropuerto y la proximidad de aviones realmente grandes…

Las Excursiones

Las excursiones ofrecidas por la agencia de viajes del barco eran más de 30 e iban desde los U$S 44,99 por persona para un “island tour” de 2 horas y media hasta US$ 199,99 por persona para el “Surf & Turf” de 6 horas y media de duración. Como verán todos precios parecían de “oferta” (lo digo por el ,99 ) sin embargo decidimos salir “sin reservas”, alquilamos un auto (4 puertas) por US$ 75 el día (más combustible) y dimos la vuelta a la isla

Para hacer el recorrido completo (sin paradas ni embotellamientos) se tarda 2 horas y media, aproximadamente. La ruta por la parte francesa está bastante mejor que la holandesa, sin embargo el secreto es entrar en los desvíos que acercan hasta las playas que están en cada bahía.

Las playas son 37 y las hay desde las atiborradas de gente (la que está en la cabecera del Aeropuerto Princesa Juliana, hasta las más exclusivas, en la parte francesa de la isla.

De las playas que recorrimos la que más nos gustó fue sin dudas la Anse Marcel. Aguas cristalinas (como en toda la isla) buenas reposeras (tumbonas) excelente servicio de playa y poca gente.

Sin embargo recordábamos otra donde paramos la vez que hicimos este recorrido con el Norwegian Epic y allí nos dirigimos.

Así por la Emerald Merit Road, llegamos hasta el Mr. Bubsy´s Beach Bar, un sitio donde uno puede elegir la langosta (viva) que más le guste en un estanque y se la hacen en el momento.

Esta playa, junto a Oyster Bay, tiene un costo (sillas y sombrilla), de unos US$ 25, pero regatee (pelee el costo) ya que no la usará todo el día, sino solo algunas horas 🙂

Las bebidas tienen un valor razonable y el snorkel, la luneta y las aletas alquiladas a Wellington (el encargado de la playa) cuestan unos US$ 15.-

A una cuadra hay un drugstore (Oyster Pond Market) bien completo, donde también puede comprar bebidas a menor costo y llevarlas consigo a la playa (ideal para aquellos bebedores de agua mineral, por ejemplo).

Ultimas compras en St. Maarten

Compras de último momento en el Tax Free shopping de la terminal de St. Maarten

El regreso (cuando hay muchas naves) es conveniente hacerlo con tiempo, ya que las rutas se colapsan cerca del puerto. Hay pocas gasolineras y hay que devolver el tanque lleno. Para que tenga una idea un cuarto de tanque cuestan US$ 20.-

Sin duda, entonces, no hubo un ahorro sustancial respecto de lo que ofrecía la agencia de viajes del barco, pero manejamos nuestro tiempo, comimos, nadamos y bebimos tal como queríamos, disfrutando de una playa de arenas blancas, agua cristalina y peces por doquier.

Por la tarde volvimos al Getaway , no sin antes hacer unas paradas en los negocios (tax free) del puerto donde nos munimos de perfumes, bronceadores en spray y otros elementos “indispensables” para la cartera de las damas.

Ya a bordo nos sentimos cómodos de regresar “a casa”, tomar el té con algunas masas (pastas) de lo de Carlo´s y disfrutar por la noche de la fiesta ochentosa en la cubierta 16 a popa en el Spice H2O, con fuegos artificiales (en la banda de babor). Mañana será el turno de St. Thomas para vivir nuevas aventuras.

Mas info sobre St. Maarten

Vea la posición actual del Norwegian Getaway

Vea más fotos de Sint Maarten en nuestro FACEBOOK

Vea todas las fotos del viaje en nuestro FACEBOOK

Más información del Norwegian Getaway y el resto de la flota de Norwegian Cruise Line desde Argentina: Vanguard Marketing tel. +54 (11) 5353-0580

Fuentes: Youtube / Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico