Ushuaia recibe al “Golden Princess”

Luego del Cabo de Hornos llega Ushuaia, en el derrotero de nuestro equipo a bordo del Golden Princess.

Golden Princess Ushuaia

El Golden Princess, junto al Celebrity Infinity y el Vía Australis en el puerto de Ushuaia

En cierta oportunidad un amigo muy viajado nos dio una definición de Ushuaia que -cada vez que la visitamos- nos parece más adecuada. En lugar de utilizar la expresión que tiene mucho de lugar común, que habla de Ushuaia como del “fin del mundo”, nuestro amigo la define como “el lugar donde colocamos la chinche para pegar el mapa de América del Sur a la pared…” Y es así…no hay otra ciudad en el mundo más al Sur que Ushuaia, ya que luego de un amplio brazo de mar, sólo están la Antártida y el Polo Sur(*).

Llegamos a la mañana temprano y desembarcamos cómodamente en el moderno muelle, donde nos habían precedido otro gran barco de crucero y uno mucho menor del tipo conocido como “crucero de exploración”, de bandera chilena. Preferimos manejarnos por nuestra cuenta ya que, conociendo bien la “isla grande” no tenía mayor sentido tomar excursiones organizadas. Aún así, la noche anterior habíamos leído con interés las propuestas del Golden Princess, que encontramos muy atractivas y atinadas. Entre las más interesantes: Parque Nacional de la Tierra del Fuego, Tren del Fin del Mundo, Lagos Escondido y Fagnano y Museo Marítimo y del Presidio.

Hacia éste -precisamente- nos dirigimos, caminando a lo largo de la costa, paralela al Canal de Beagle. La caminata fue muy agradable pero en algunos momentos el viento parecía querer hacernos retroceder. El Museo se encuentra en el complejo del masivo ex Presidio de Ushuaia, imponente estructura que muchos estadounidenses que lo visitaron compararon con la tristemente famosa prisión de Alcatraz -hoy también convertida en museo- que se encuentra en un islote en plena Bahía de San Francisco.

El Museo Marítimo es sumamente interesante, pero más aún lo son los largos pabellones a los que se asoman las celdas que ocupaban los reclusos. Hoy cada celda de un sector del presidio está dedicada a reseñar vida y “obra” de quien la ocupara. Por ejemplo, suscita mucho interés y rechazo a la vez la de un asesino serial conocido como “el petiso orejudo” quien tenía la costumbre de matar niños ahorcándolos y rematándolos luego con un clavo en la cabeza.

En otro sector las celdas están dedicadas a temáticas relacionadas con la exploración antártica o con temas poco conocidos de la historia de la ciudad como el de un visionario emprendedor boloñés de apellido Borsari quien tras el final de la segunda guerra mundial trajo de Italia -en dos barcos fletados especialmente- casi un centenar de familias, un médico y un cura, para colaborar con el crecimiento y la construcción de nuevos sectores de la “ciudad más austral del mundo”.

La visita es muy recomendable para todo aquél que quiera conocer a fondo la obra de los pioneros que contribuyeron a hacer de Ushuaia lo que es hoy: una pujante meta turística, entre las más inusuales y atractivas de la Argentina y, nos atreveríamos a decir, de América del Sur.

Conociendo Tierra del Fuego, bajamos del barco envueltos en varias capas de ropa de abrigo, con lo cual el fuerte viento reinante y la baja temperatura de unos 5º C no nos hicieron mella. Por esto no está de más recomendar a futuros cruceristas que, para disfrutar de destinos como las Malvinas, Ushuaia y Punta Arenas, no sólo hay que abrigarse bien, sino que es necesario tener un buen gorro, guantes, un buen par de orejeras y zapatos cómodos que protejan de la lluvia o eventual nieve. Los vientos de 100 Km. por hora (o más) son moneda corriente allí, por lo cual el viento agudiza la sensación térmica.

Dedicamos el resto de las horas a nuestra disposición a recorrer las entrañables callecitas en pronunciada subida y bajada, disfrutando de las vistas de las cumbres nevadas de las montañas que rodean Ushuaia, del distintivo y siempre nevado Monte Olivia y de la Bahía asomada al panorámico Canal de Beagle. Abrigados o no, llegó el momento de entrar en una confitería  para reconfortarse con un chocolate espeso y bien caliente. En el barco habíamos desayunado muy generosamente, por lo cual resolvimos pasar por alto dos especialidades locales como el corderito fueguino a las brasas o nuestro favorito, a base de centolla gratinada. Si se decide obviar el almuerzo, nada mejor entonces que un gran tazón humeante de chocolate caliente. Con el pasar de las horas el sol que había brillado toda la mañana se había ocultado tras una densa capa de nubes y el viento había aumentado su intensidad. Caminamos por el largo muelle con dificultad, contracorriente del viento que se engolfaba entre los dos enormes barcos amarrados uno al lado de otro.

The Explorer Lounge

El Explorers Lounge

Ya a bordo, dejamos los abrigos en nuestra cabina y fuimos directamente al bar “Explorers Lounge” donde nos entonamos con un par de copitas de muy buen cognac francés… Terminamos de reponernos de los esfuerzos -y el frío- del día con una muy buena ducha. Antes de ir a cenar al “Donatello”, nuestro restaurante favorito, fuimos a participar de una competencia de “trivia” multimedial, relacionado con la trayectoria de los Bee Gees. Sobre 20 posibles, tuvimos sólo 6 aciertos… Algo avergonzados, fuimos a cenar y hay que destacar que no perdimos el apetito.  El día siguiente nos iría mucho mejor: en el “trivia” –a la hora de la siesta- relacionado con Harry Potter, los libros, las películas y su autora, J. K. Rowling. ¡Anotamos 14 aciertos!

El Golden Princess soltó amarras alrededor de las 17:30 hs. y se internó en el Canal de Beagle permitiendo a los huéspedes ver ambas orillas al mismo tiempo. Muy pronto iniciaría el impactante recorrido en el que podría llamarse el “callejón de los glaciares”. Una secuencia de glaciares de colores que van del blanco total, al verde-azulado va apareciendo mientras el barco se va abriendo camino hacia Punta Arenas, asomada al legendario Estrecho de Magallanes, donde llegaríamos a la mañana siguiente.

*Nota del Editor: En el primer párrafo el periodista indica erróneamente que no hay otra ciudad al sur de Ushuaia. La consideración de ciudad más austral del mundo que, en Chile, suele darse a Puerto Williams, es muy cuestionada debido a las dudas respecto de su condición de ciudad, en favor de la argentina Ushuaia, ubicada un poco más al norte. Independientemente de esta discusión, Puerto Williams es el asentamiento con carácter administrativo más austral, al ser sede de la gobernación y capital provincial; pues el asentamiento humano permanente más austral (excluyendo bases militares y Antártida) es Puerto Toro, en la misma isla y bajo su jurisdicción.

Vea la posición actual del Golden Princess

Para ver todas las fotos de este viaje entre en nuestro FACEBOOK

Princess Cruises es representada en Argentina, Paraguay y Uruguay por Discover the World. Mail: info@discovertheworld.com.ar  Tel:+54 (11) 52741 600 Web: www.discovertheworld.com/argentina

Fuente: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Guido Minerbi

Periodista políglota especializado en viajes. Profesor Asociado en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Director de Minerbi - Silveira Comunicación Corporativa. 

Tags: