Alta mar en el “Golden Princess”

Luego de la partida desde Montevideo, el Golden Princess pone rumbo 180° y se dirige raudo al Atlántico Sur, más exactamente a las Islas Malvinas (Falkland).

Atrium

El imponente atrium del Golden Princess

Como la noche anterior dormimos como lirones, acunados por un movimiento casi imperceptible del barco que, dejado atrás el Río de la Plata, se deslizaba a unos 19 nudos por el Océano Atlántico envuelto en la oscuridad de una noche profunda. Cuando despertamos sin apuro a la mañana, era demasiado tarde para desayunar en uno de los tres restaurantes más formales del barco, con servicio de mesa, por lo cual subimos a la cubierta 14 –Lido– donde se encuentran los dos grandes restaurantes de autoservicio que integran el Horizon Court, donde el único problema es tener que elegir entre incontables opciones y ejercer un control sobre las cantidades…

Dos detalles interesantes: antes de ingresar a cualquiera de los tantos restaurantes del Golden Princess es obligatorio desinfectarse las manos colocándolas debajo de un dispositivo que emite un chorrito de antiséptico líquido. A su vez, todo el personal que entra en contacto con la comida en este enorme autoservicio lo hace con guantes de látex. El otro detalle es que uno elige la mesa que prefiere -o que está disponible en ese momento- y se instala allí con el plato oval y los cubiertos. Al instante aparecen los camareros de ese sector que, tras consultar, traerán las bebidas solicitadas. Sin cargo se podrá optar entre té, té helado con limón, limonada, café o sencillamente agua. Cualquier otra bebida tendrá su cargo correspondiente y se pagará con sólo presentar la omnipotente tarjeta azul.

Como en todo barco de crucero “premium”, también en el Golden Princess hay muchas opciones para almorzar y cenar. En la cubierta 5 –Plaza– se encuentra el restaurante Bernini, mientras que los otros dos, Donatello y Canaletto se encuentran un “piso” más arriba, en la cubiertaFiesta. Los nombres de los tres artistas italianos no es casual: la comida italiana se ha hecho un lugar en el mundo y esos nombres de alguna manera son un anticipo de la variedad y calidad del menú. En estos tres restaurantes se sirve la misma comida, y las bebidas (con excepción de las gaseosas y las alcohólicas) son sin cargo. Por otra parte, en algunas oportunidades habrá algo especial que celebrar -nunca falta una buena excusa- y entonces se presentan dos extraordinarias opciones: un restaurante exclusivo dedicado a carnes y mariscos -el Crown Grill– y otro especializado en alta cocina italiana – Sabatini’s. En ambos es necesario efectuar una reserva y abonar un adicional de 25 dólares por persona. Obviamente, toda bebida alcohólica o gaseosa se abona aparte.

Cerrando este capítulo gastronómico, volvamos a aquello de “alta mar”…  Con frecuencia nos habíamos preguntado el por qué de esta expresión, pero esta vez salimos de duda: a poco de despertarnos, el primer oficial hizo una serie de anuncios desde el puente e informó que estábamos navegando en una zona con una profundidad de 4.000 metros. Es decir que debajo del barco teníamos nada menos que cuatro kilómetros – más que suficientes para hablar de “alta mar”…

Los argentinos éramos sólo parte del 18% de hispanohablantes embarcados. Por eso, no podíamos suponer que nos encontraríamos en pleno reinado del Rey Tango. Sin embargo, así fue…  El tango se ha abierto camino en el mundo, y ha trascendido las fronteras argentinas (y uruguayas) para llegar a apasionar a pueblos tan distintos y distantes del Río de la Plata como los finlandeses, los japoneses y tantos más.

El tango nos identifica internacionalmente como lo hacen la sola mención de Messi, Maradona, Evita y el dulce de leche. Como no podría haber sido de otra manera, Princess Cruises planificó el crucero sabiamente y contrató a un grupo de músicos realmente excepcionales por su calidad y simpatía. Se trata del conjunto Tango Sur, que integran un pianista, un contrabajista, un guitarrista, un violinista y un bandoneonísta. En cada ocasión en que el grupo se presenta en el espacio Piazza, en el espectacular sector situado en “midship”, no sólo se llenan todos los asientos del bar contiguo al escenario, sino que se repletan las escaleras que unen los tres pisos como también las barandas de los balcones  asomados al espacio central. No sólo eso…numerosas parejas de cruceristas se lanzan al ruedo para exhibir sus habilidades tangueras. Los aplausos al final de cada presentación se prolongan por varios minutos y se nota que, rioplatenses o no, todos se “enganchan” con el tango.  En más de una oportunidad -generalmente en las horas que siguen al almuerzo- una joven pareja de instructores imparte detalladas clases de baile a parejas y “singles” deseosos de aprender a bailar tango. Allí también se congrega un gentío, no sólo de quienes desean capacitarse en la pista de baile, sino de los que prefieren tomar una copita (o bajativo, como se le dice en algunos países) cómodamente arrellanados en los sillones dispuestos en semicírculo en uno de los espaciosos salones del Golden Princess. No hay duda: en algunos cruceros parece reinar el Rey Neptuno…pero en éste el Rey Tango carece de rivales.

En el primer día de navegación los huéspedes a bordo del Golden Princess, no sólo habrán disfrutando del barco y descubierto sus más íntimos recovecos, la profusión de espacios públicos, bares, tiendas y servicios, sino que habrán aprovechado para desempacar su ropa y terminar de tomar posesión de sus cabinas. Totalmente descansados y gozando ya del relax que produce la vida de abordo, quizá se hayan preguntado “¿Y qué hago todo un día sin pisar tierra…mirar el mar? La pregunta debe haberles parecido ociosa y totalmente inútil tras leer detenidamente el programa diario de actividades recibido en sus cabinas a la hora de acostarse. Se trata del Princess Patter, en formato de Newsletter, que se imprime todos los días no sólo en inglés, sino en castellano y portugués. Como si eso fuera poco, hay también una edición en ruso para los muchos pasajeros de esa nacionalidad que participan en este crucero.

Sería demasiado largo reseñar en Noticias de Cruceros todo lo que propone el Princess Patter para un día de navegación, por lo cual vamos a limitarnos a los “highlights” (hitos) de la programación…

Todo comienza a las 8 de la mañana con el show televisado de la mañana, que se puede disfrutar en la cabina. Le siguen ejercicios de aerobismo en la cubierta 15. Luego está la propuesta de caminar una milla alrededor del barco en la cubierta 7. Cuando uno lo desee, será el momento de un abundante desayuno al que puede seguir un encuentro de Ping-Pong al lado de la piscina Calypso, también en la cubierta 15.  A las 9:30 se ofrece una charla sobre los puertos a visitar, en este caso el de Ushuaia y a las 10:00 la proyección de un largometraje clásico, con Frank Sinatra y Gene Kelly. Con respecto al cine, hay que destacar que los cinéfilos pueden gozar de una buena película mediante una enorme pantalla de LED, de increíble luminosidad, perfectamente visible en pleno sol, frente a una de las piletas descubiertas del barco. Los que no quieran ir al cine, podrán participar en un juego de “trivia” o en un campeonato de ajedrez gigante u otros de cricket o golf en un campo con pasto artificial “ad hoc”, o bien otro de shuffleboard (juego de tejo). Habrá también dos charlas sobre temas médicos: “Cómo quemar grasa rápido” y “Tratar la digestión y los desequilibrios con la medicina china”. A las 11:30, según el interés de cada quien, habrá que escoger entre una charla de astronomía, una clase de preparación de tragos a base de Martini o bien otra de trabajos manuales. En el ámbito Piazza, en el medio del barco, se podrá disfrutar de las melodías que la versátil Wendy Flores ejecuta en piano o participar en la galería de arte de una subasta de obras de maestros de arte moderno. Casi sin darse cuenta, los que antes se planteaban cómo pasar el día de navegación habrán visto esfumarse la mañana y llegar la hora de disfrutar de un excelente y variado almuerzo. Tras el almuerzo con servicio de mesa o de autoservicio, algunos querrán volver a su cabina perfectamente insonorizada para disfrutar de una tranquila siesta. Sin embargo, durante toda la tarde se siguen desarrollando actividades sin interrupción. Se puede elegir entre torneos de bridge, concursos de Scrabble o animadas clases de danza de salón en el Vista Lounge, en popa. Mientras tanto, el quinteto Tango Sur se vuelve a presentar en el sector Piazza, mientras que en proa, en el enorme teatro Princess se proyecta un film con Tom Cruise y Emily Blunt. Bingo, trivia, concursos, más música, clases para aprender a bailar tango, un servicio religioso en la capilla ecuménica, en este caso por el Sabbath judío, más música y la proyección de un recital grabado de Tom Jones. Quien haya quedado con hambre (algo improbable por no decir imposible) podrá tomar un té con “scones” recién horneados en el Restaurante Donatello.

Casi sin darse cuenta, los que temían aburrirse mirando el mar se encontrarán de nuevo en sus cabinas para prepararse para la hora de la cena que ya se aproxima. Esta noche los preparativos serán sencillos ya que para la cena sólo se requerirá atuendo Sport Casual, cómodo e informal, pero al mismo tiempo diferente al que se ha lucido durante el día en la pileta, los jacuzzis o las cubiertas exteriores. Nadie querrá despertarse tarde a la mañana siguiente, ansioso por desembarcar en las Islas Malvinas, pero el programa prevé una cantidad de excelentes opciones para insomnes y trasnochados. En el Vista Lounge se presenta a las 19:00 el artista Claude Eric. Mientras tanto el personal de entretenimiento conduce un juego de “trivia multimedial”. A las 19:45 y nuevamente a las 21:00 se presenta un extraordinario espectáculo a cargo del profesional elenco de cantantes y bailarines del Golden Princess, “A Motown Medley” inspirado en famosas interpretaciones de estrellas como Diana Ross y Michael Jackson. Mientras tanto, en elPrincess Theater se puede presenciar un show de magia a cargo de Hawley, el Mago, en dos horarios pera complacer a quienes prefieren cenar temprano y a quienes lo hacen más tarde. A las 21:15 la excelente cantante y pianista Lyn Lawrence deleita al público con sus interpretaciones y por lo general complace los pedidos que se le hacen llegar. A las 23:00, en el Explorers Lounge. con su fantástica decoración que remite al Egipto de los faraones, se presenta la Leal Party Band para una velada de baile con piezas favoritas del repertorio latino. El cierre de la velada está a cargo del DJ Pedro en el fabuloso Skywalkers Nightclub, una exclusiva disco ubicada en un puente-belvedere que atraviesa la popa -de babor a estribor- (en términos “terrestres” de izquierda a derecha) a la cual se accede por una alfombra rodante que parece suspendida en el aire, bajo las estrellas. Otros preferirán entretenerse con el sonido de fichas, cartas y máquinas tragamonedas del Casino de abordo. Tras este día…ya nadie se planteará no saber qué hacer durante un día de navegación…¡y esto es sólo el principio!

Vea la posición actual del Golden Princess

Para ver todas las fotos de este viaje entre en nuestro FACEBOOK

Princess Cruises es representada en Argentina, Paraguay y Uruguay por Discover the World. Mail: info@discovertheworld.com.ar  Tel:+54 (11) 52741 600 Web: www.discovertheworld.com/argentina

Fuente: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Guido Minerbi

Periodista políglota especializado en viajes. Profesor Asociado en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Director de Minerbi - Silveira Comunicación Corporativa. 

Tags: