On Board: Partimos en el “Golden Princess”

Nuestro segundo “On Board” del año es a bordo del Golden Princess, hermosa nave de Princess Cruises para hacer el recorrido Buenos Aires – Valparaiso, rodeando la Patagonia y el temible Cabo de Hornos.

Golden Princess en Buenos Aires

El imponente Golden Princess

Era el 6 de enero alrededor de la una. Estábamos de buen humor porque los Reyes nos habían recompensado ampliamente por habernos portado bien en 2014. Era seguramente por eso que estábamos en un remise, yendo desde casa a la Terminal de Cruceros Quinquela Martín, en el puerto de Buenos Aires. Todavía en el auto, repasamos mentalmente lo que deberíamos hacer antes de subir al enorme, blanquísimo barco que podíamos divisar sólo en parte, semi-oculto por un murallón de containers de todo tipo y color. Pocos minutos después llegamos y de inmediato nos deshicimos de nuestros equipajes que entregamos al personal de la naviera. Sólo los volveríamos a ver más tarde, aguardándonos en la puerta de nuestra cabina. En el gran salón de preembarque llenamos un formulario en el que declarábamos que no teníamos ninguno de los síntomas que produce el Ébola, que no habíamos estado cerca de nadie que los exhibiera y que no habíamos estado recientemente en ningún país africano afectado por el temible virus. Subimos la escalera mecánica hasta los mostradores donde personal de la naviera revisa pasajes y documentos y entrega la tarjeta-llave de la cabina. Esta tarjeta-llave es una especie de salvoconducto  a bordo del barco y fuera de él a lo largo del crucero. No sólo abre la puerta de la cabina, sino que tras garantizar con una de nuestras tarjetas de crédito, sirve para abonar todos los gastos efectuados a bordo, como para bajar del barco en cada escala y luego volver a abordarlo. Los pasaportes quedan en poder de las autoridades del barco y es con esa tarjeta, azul en este caso, que uno entra y sale de los puertos que se visitan. Luego, fue el momento de declarar cámaras y computadoras en la Aduana y finalmente pasar por Migraciones para completar el trámite de salida del país. Ese día sólo embarcaban unos 300 pasajeros, no todos argentinos, por lo cual el trámite fue rapidísimo, sin colas ni esperas. El crucero había comenzado en Río de Janeiro por lo cual la casi totalidad de las cabinas ya estaban ocupadas. Subimos a uno de los ómnibus que llevan desde la terminal hasta la escalerilla del barco. Tras franquear el laberinto de grúas y containers, finalmente se nos reveló en toda su magnitud la silueta esbelta y enorme del Golden Princess, uno de los grandes barcos de la prestigiosa naviera Princess Cruises, que acaba de cumplir su primer medio siglo de vida. Se trata de una de las navieras “Premium” por su esmerado nivel y calidad de servicio.

Princess no es una naviera más y no es aventurado decir que no hay quien no la conozca. Uno de sus primeros barcos, el Pacific Princess fue el set de la exitosa serie televisiva Love Boat, conocida entre nosotros como El Crucero del Amor, al mando del Capitán Merrill Stubing secundado por su fiel “staff” compuesto por Isaac, el cantinero, Julie, la directora del crucero, Gopher el comisario de abordo y el inefable médico, el Dr. Brickell.

Acercándonos al barco por la popa, pudimos ver su bandera y su puerto de origen: Hamilton, en la isla caribeña de Bermuda. El Golden Princess fue construido en 2001 en los famosos astilleros italianos Fincantieri y cuenta con 108.865 toneladas de registro bruto, una eslora (la distancia entre la proa y la popa) de 289 metros, poco menos de tres cuadras de largo. El Merrill Stubing de la ficción televisiva es aquí el Capitán Nicoló Bommarco, nacido en Venecia pero residente ahora en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Nos esperaba a la entrada, luego de trasponer el detector de metales -que sonó alocadamente por tener nuestros celulares en los bolsillos- Noli, el atento camarero filipino que sería el encargado de hacernos sentir muy a gusto en todo momento. Con él tomamos el ascensor hacia la cubierta número doce –Aloha– desde la número cinco –Plaza– por donde habíamos ingresado. Caminamos por un interminable corredor hasta llegar a nuestra cabina, la 743, una de las 1312 con las que cuenta el barco para un total de 3.100 huéspedes. Espaciosa, con un amplio balcón privado asomado al mar, minibar, escritorio, sillón y silla, cama matrimonial, un funcional baño privado con ducha, televisión, cofre de seguridad para proteger los elementos de valor en el armario de buenas dimensiones. La 743 sería nuestro hogar por casi doce días y cumplimos con nuestro ritual para “marcar el territorio”: colocar los cepillos de dientes en los vasos provistos a tal fin antes de salir a reconocer el barco y perdernos más de una vez en él. Descubrimos así un detalle importante: en los ascensores se pasa directamente de la cubierta 12 a la cubierta 14 porque la 13 sencillamente no existe. En varias latitudes el número 13 tiene “mala prensa”…

Vea la posición actual del Golden Princess

Para ver todas las fotos de este viaje entre en nuestro FACEBOOK

Princess Cruises es representada en Argentina, Paraguay y Uruguay por Discover the World. Mail: info@discovertheworld.com.ar  Tel:+54 (11) 52741 600 Web: www.discovertheworld.com/argentina

Fuente: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Guido Minerbi

Periodista políglota especializado en viajes. Profesor Asociado en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Director de Minerbi - Silveira Comunicación Corporativa. 

Tags: