Ilhabela en 360 minutos

Ávidos de tocar suelo brasileño, los argentinos a bordo del MSC Magnifica, atiborramos los “tender” para llegar a esta paradisíaca isla. Y una vez de vuelta en la nave entrevistamos al Hotel Director.

MSC Magnifica en Ilhabela

El muelle de tenders en Ilhabela, con su nuevo gazebo de “venecita”

Las 848 millas náuticas que separan Punta del Este (Uruguay) de Ilhabela (Brasil) las hicimos en un día y medio de puro mar, aunque con el cambio de hora le “ganamos” una hora al tiempo que duró nuestra navegación.

Un sol radiante, nos acompañó desde que vimos a lo lejos la silueta el faro de Ponta da Sela, que marca la margen sur de la isla.

Luego siempre por estribor (derecha) fueron apareciendo la “cachoeira” do Veloso y las “praias” do Veloso, do Curral, Grande, do Juliâo, da Feiticeira, do Portinho, Brava, do Oscar y Pedras Miúdas. Mientras transitábamos por el Canal de Sao Sebastião que separa Ilhabela del continente.

Ilhabela es el único municipio-archipiélago brasileño océanico. Está situado en la costa norte del estado de São Paulo, en la microregión de Caraguatatuba.

El turismo de cruceros y terrestre (vía ferry) mueve la economía de los aproximadamente 30.000 habitantes, durante la temporada de verano. Esta isla es bien conocida por sus playas, cascadas, y senderos… aunque también por sus borrachudos, una especie de insectos simúlidos, cuyas hembras hematófagas se deleitan con turistas y locales. Aquí un punto muy importante es llevar repelente de mosquitos, ya sea líquido o en aerosol, ya que en menor medida en el centro y en mayor medida en las playas de la periferia a la mañana y al atardecer suelen salir “a comer” enjambres de estos endemoniados insectos.

Ilhabela es muy famosa por ser la “Capital de la Vela” en Brasil. Además, es muy popular en muchos otros deportes acuáticos, incluyendo buceo y snorkeling. Las aguas que rodean el archipiélago cuentan con más de 50 naufragios, siendo solo seis de ellos, abiertos para visitarlos en excursiones de buceo.

Para los amantes de las largas caminatas hay muchos senderos con diferentes grados de dificultad y 360 cascadas en la típica mata atlántica.

La Costanera de Ilhabela

La costanera Dr. Carvalho mirando hacia el sur

Un toque de historia

Américo Vespucio descubrió esta isla en 1502. Su industria de pesca, café, caña de azúcar y escondite de barcos de esclavos le dieron fama a la isla.

También lo hicieron sus múltiples naufragios, siendo el más famoso el del transatlántico Príncipe de Asturias, hundido durante una noche de tormenta y niebla en la región de Punta da Pirabura. De éste se puede conocer toda la extraña historia (del “Titanic” brasileño) visitando en Museo Náutico Ilhabela (ver página oficial)

Muchos marinos náufragos, amotinados o simplemente enamorados de la zona se radicaron en la isla y aún se pueden ver entre sus pobladores los claros ojos europeos con el cobrizo cuerpo de un sudamericano.

Las Excursiones

La oficina de Excursiones del MSC Magnifica ofrecía a los pasajeros el siguiente menú de opciones:

  • Goleta hacia la playa Jabaquara (4 horas) US$ 69,90
  • Jabaquara-Jeep por tierra & Goleta por mar (4 horas) US$ 79,90
  • City Tour Histórico y Cascada de Toca (3 ½ horas) US$ 79,90
  • Ilhabela & Seaclub ( 3 ½ horas) US$ 79,90
  • Playa Curral en Jeep & Cascada 3 Tombos (3 ½ horas) US$ 69,90
  • Aventura en Jeep a la Playa Curral (3 ½ horas) US$ 65,90
  • Traslado a la Playa Curral (3 horas) US$ 65,90
  • Descubra Ilhabela y la Playa Curral (3 ½ horas) US$ 69,90
  • Tour aventura en Jeep y Snorkeling (3 horas) US$ 65,90
  • Aventura de Snorkeling (3 horas) US$ 89,90

Sin embargo decidimos recalar en la playa que están al sur, a unas 5 cuadras del muelle y tomar (como corresponde) algunas caipirinhas mientras nos dorábamos al sol.

Al regresar por el centro vimos algunos locales nuevos, que se suman a los tradicionales, como el café Free Port, reconstruido a nuevo luego del incendio que sufriera la temporada pasada.

Al llegar al muelle y vimos una cola enorme, y fue allí cuando decidimos tomar una última cerveza sentados cómodamente en el Bar São Paulo, el que permite desde las mesas de la vereda escudriñar claramente el largo de la fila de embarque y de esa forma levantarse solo cuando quede poca gente. A sus muy razonables precios se suma el WiFi (cuya clave es Red: BarSP Pass: 38965020) con tomacorrientes externos, al lado de algunas ventanas. Algo realmente útil si consideramos la lentitud y valor de la conexión a bordo.

Finalmente embarcamos en la última lancha (la de las 19.00 hs.) y partimos.

El rumbo hacia el norte, que tomó el MSC Magnifica nos permitió ver, siempre a nuestro estribor, las playas Santa Tereza, el Yacht Club Ilhabela, las Barreiros, Viana, Siriúba y Garapocaia donde están una extrañas piedras cuyo sonido, cuando son golpeadas, se asemejan al sonido de una campana de iglesia. En Pinto y Armacao, cuyo oleaje es más intenso, se practican son el windsurf y el kite surf. Pasamos al través del faro Ponta das Canas y luego aparecieron, ya iluminadas, algunas mansiones famosas que dan al mar, como la del ex corredor de carreras Emerson Fitipaldi (ya en la zona de Pacuíba) y finalmente la preciosa playa de Jabaquara, ya iluminada por la luz de la luna, exclusivamente.

El Hotel Director

Al llegar de nuevo a bordo, nos encontramos con Luigi Di Palma, el Hotel Director (o el “mandamás” de la parte de hotelería) de la nave, a quién le hicimos este breve reportaje:

Por último asistimos a la “Fiesta tropical”, en la que duramos poco (ya que el ajetreo del día nos tenía más para la cama que para la pista de baile). Mañana nuestro destino será Río de Janeiro y siempre es bueno poder madrugar para no perderse la entrada espectacular en la bahía de Guanabara.

Vea al MSC Magnifica por dentro en nuestro FACEBOOK

Vea la posición actual del MSC Magnifica

Fuente: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

  1 comment for “Ilhabela en 360 minutos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *