“Crew Only” (solo tripulantes)

Royal Caribbean Crew

La camaradería y el buen humor también están a bordo

El diario argentino La Nación publicó este fin de semana una nota sobre los tripulantes de los cruceros. Nino Ramella, autor de la misma, ha navegado en numerosas singladuras y sin duda ha sabido captar la esencia de los trabajadores de a bordo.

***

"Páginas de Internet, folletos, videos y un sinfín de herramientas promocionales explican lo que se supone que los turistas deben conocer antes de embarcarse en un crucero. Pero dejan de lado algo que muchos pasajeros quieren saber: cómo es la vida de los tripulantes en el barco.

Una y otra vez, apenas los viajeros toman contacto con quienes trabajan a bordo, se suceden ciertas preguntas frecuentes, que van mucho más allá de la nacionalidad. ¿Hace cuánto que está embarcado? ¿Cuánto le falta para volver a casa? Ustedes tienen bares exclusivos para la tripulación, ¿no? Y siempre terminan explorando otras intimidades como con quién comparten cabina o qué pasa si se enamoran.

No he notado ese interés por indagar sobre la vida de cualquier empleado fuera de los cruceros. Se ve que los grupos humanos contenidos en tiempo y espacio despiertan más fantasías.

Jóvenes y no tanto

Lo primero que pensamos es que los que se alistan para trabajar en los barcos son invariablemente jóvenes. Quizá porque es difícil tener una familia y vivir embarcado varios meses. Pero lo cierto es que también hay mayorcitos entre los tripulantes.

"Cuando me postulé, lo que me inspiró fue poder viajar y que encima me paguen. Creo que muchos de mis compañeros pensaron lo mismo", confiesa Virginia, argentina, que pasó tres años embarcada, navegando y trabajando por el Caribe.

Claro que las motivaciones pueden cambiar según el origen. La mayoría de los tripulantes de procedencia oriental envían todo lo que ganan a sus familias. De hecho, la Oficina de Tripulación tiene en las remesas de dinero una de sus tareas habituales. Es mucho menos común que esa actitud la tenga un europeo o un norteamericano.

Si bien es poco lo que un tripulante gasta a bordo, no todo les resulta gratis. Deben pagar por utilizar Internet y por las bebidas, por ejemplo. Muchos pagan a otros tripulantes para que aseen sus cabinas, y también hay compañías que les venden los uniformes y hasta los cartelitos identificatorios en caso de que los pierdan.

Hay, claro, jerarquías. La tripulación básica comúnmente es la llamada crew (mantenimiento, atención de cabinas, asistentes de cocina). Luego están los miembros del staff, que integran quienes trabajan en el casino, las boutiques, el spa. Y en la cima de la cadena de mandos de la tripulación, los llamados oficiales, cuerpo integrado por algunos jefes de sección, los miembros de la administración, además del capitán y su plana de oficiales.

Lo cierto es que entre los trabajadores de un barco puede haber decenas de nacionalidades. Generalmente más de 30. Dependiendo de la línea y del porte del barco (hay cruceros para más de seis mil pasajeros) podríamos decir que puede haber entre un tripulante por cada dos pasajeros, como máximo, hasta uno cada cuatro.

Sería lógico pensar que los mayorcitos no tienen familia. Pues no. Muchos -jóvenes y veteranos- tienen hijos y cónyuges en sus países. ¿Cómo hacen? Pues ya se sabe. Dios hizo al hombre, a la mujer y a los marineros.

Un mundo prohibido

Apenas ingresamos a un barco, los pasajeros somos advertidos de que no podemos ingresar a sitios de acceso exclusivo para la tripulación. Está escrito en carteles y piezas gráficas de todo tipo (crew only), y hasta suelen decirlo por altavoz incluyendo la curiosa mención de que la prohibición rige aunque un tripulante lo invite a pasar.

Eso, sumado a las fantasías y algunas leyendas que hemos oído, obviamente despierta interés. Atisbamos curiosos en las entradas esos corredores prohibidos que conducen no sólo a las entrañas técnicas del barco, sino también a las cabinas, los bares, los gimnasios, las piletas?, que nos están vedados. Es decir, al espacio exclusivo de los tripulantes.

Los llamados crew generalmente tienen cabinas internas no individuales y con baño compartido. A medida que se eleva la jerarquía van teniendo baño privado, vista, cabinas individuales y otras comodidades.

Yo quisiera ir al bar de los tripulantes. Allí sí que se deben divertir es una frase oída a bordo. Y sí, allí se divierten. La cerveza cuesta un dólar y es el momento del relax para soportar una jornada muy larga, de 10 o 12 horas diarias. Los contratos suelen ser de un mínimo de cuatro meses y hasta de nueve. Y no hay un solo día de franco. Se trabaja de lunes a lunes. Tienen que entretenerse.

Hasta tal punto es el espacio de relajación de las responsabilidades laborales que es frecuente ver en los bares a travestis que durante el día atienden sus tareas formalmente y a la noche liberan sus pulsiones.

Encuentros muy cercanos

Los encuentros amorosos entre tripulantes y pasajeros están absolutamente prohibidos, y todas las compañías vigilan muy rigurosamente ese aspecto. "Pasar, pasa, no vamos a negarlo. No es frecuente, y si lo descubren tiene consecuencias", afirma Roberto, un argentino que pasó cuatro años embarcado.

Donde las compañías se muestran más liberales es en torno de los noviazgos o parejas que se armen entre la tripulación. En ese caso pueden pedir compartir la cabina. También facilitan que coincidan sus contratos en el mismo barco.

Tal permisividad deriva del sentido común, ya que un confinamiento de muchos meses entre tantas personas en un espacio reducido no puede menos que producir vínculos e interacciones. Amorosos o meramente sexuales. Al fin de cuentas la naturaleza se impone donde sea.

Hay otra categoría de pseudotripulantes para mencionar. Son artistas o personas contratadas para divertir al pasaje. Se los llama guest entertainers. Son considerados pasajeros y por lo tanto cuentan con todas sus prerrogativas. Ellos no tienen prohibiciones.

Petit tripulante ilustrado

Como en todo lugar cerrado los cruceros tienen una jerga propia, nutrida de diversas lenguas, entre ellas el tagalo -que se habla en Filipinas-, el español, el italiano y el portugués. La usan todos los tripulantes, provengan de donde provengan. Algunos términos son obvios a los hispanohablantes, pero resulta gracioso escuchárselas a quienes no lo son.

Así, paisano se le dice al connacional; posible promoción, a un ascenso; paré significa amigo; es una mafia cualquier grupito de una determinada nacionalidad; ciao bella es el piropo usual (sobre todo de parte de rumanos, croatas y, lógico, italianos, pero raramente en un inglés); chipetón se le dice al avaro; mamagallo a los haraganes; babasú es sinónimo de tonto; che fache, por qué hacés; y capo por jefe.

Atentos profesionales

Los tripulantes pueden trabajar muchas horas, estar cansados y tener ganas de abandonar el barco en el que a veces están confinados varios meses. Sin embargo ningún pasajero notará tal cosa. Todos sonreirán y estarán dispuestos a satisfacer cualquier demanda.

Subimos a bordo para disfrutar de esos espléndidos espacios y los no menos seductores servicios, y atormentamos con preguntas sobre la vida en el barco a quienes una y otra vez se ven apremiados a las mismas respuestas. No reparamos en que lo que para nosotros es novedad para ellos es rutina cotidiana desde hace muchos meses. Y es lógico y normal que así sea.

El trabajo es tanto que a veces los tripulantes deciden quedarse a descansar en sus cabinas en vez de bajar a tierra cuando se llega a algún puerto. Acaso estas líneas sirvan para disminuir el acoso o, en todo caso, a ensayar preguntas nuevas."

Texto: Gentileza Nino Ramella / La Nación / Noticias de Cruceros
Foto: Gentileza Pablo Hawkins

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

  4 comments for ““Crew Only” (solo tripulantes)

  1. Val Agüero
    26 agosto, 2016 at 18:18

    Hola staf de Noticias de Cruceros, los sigo desde hace dos meses aproximadamente y encontre la pagina googliando sobre informacion de como es trabajar en cruceros.
    Actualmente estoy por embarcar con la empresa Norwegian en el Spirit. Estaria embarcando el 17 de septiembre en Italia. Nunca trabaje en cruceros asi que tengo mucha ansiedad por no saber que es todo lo que me espera, ya sea malo o bueno.
    La pagina me ha servido muchisimo para adentrarme si aun ser tripulante en este sub mundo de trabajar en cruceros, jaja!. Trabajare como moza, restaurant steward.
    Les agradeceria todos los consejos que me puedan dar.
    Los felicito por la pagina! Sigan asi.

    • 26 agosto, 2016 at 18:43

      Hola Val: Gracias por tu mail. si querés compartir tus inquietudes y que otros tripulantes te contesten podés visitar el siguiente grupo de FB https://www.facebook.com/groups/CruiseCrewOnly/ que lo hemos armado para eso exactamente 🙂 . Asimismo ahí también podés subir las fotos cuando ya estés embarcada y consultar (y consultarnos) todo lo que necesites en todo momento. Vos pensá lo siguiente, no estarás sola, tus amigos de Noticias de Cruceros siempre estaremos allí para ayudarte en tu aventura.
      Saludos y éxitos.

      La Redacción

    • Mariana
      26 agosto, 2016 at 21:17

      Hola Val! Todos los tripulantes pasamos por eso en nuestro primer embarque. Lo primero que te aconsejo es algo que en general no hacemos casi nunca! leer todo el material que te haya facilitado la Cía o agencia de embarque. Eso te va a dar una primer pantallazo de las cosas que necesitas, la descripción de tu puesto para saber que esperan de vos. Por otro lado también es muy conveniente entrar en foros de tripulantes, lo ideal es que sean de la misma compañía en la que vas a embarcar. Si hay algo que caracteriza a la tripulación de los barcos es la generosidad para ayudarnos entre nosotros, esa va a ser tu familia cuando estés a bordo, las personas que te van a guiar los primeros días, los que te van a comprar cosas que necesitás en los puertos que en los que no puedas bajar, etc. Como en todos los trabajos en tierra va a haber días cansadores y otros inolvidables. Lo que te puedo asegurar es que no vas a ser la misma persona dentro de 6 meses. Nunca escuche a ninguno de mis amigos decir: ojalá nunca hubiera trabajado en Cruceros. éxitos!!! A disposición para cualquier consulta que quieras hacerme. Saludos.

  2. Pablo hawkins
    4 noviembre, 2014 at 09:47

    Me veo tan joven…..Je Je
    Comparto mucho lo que escribio el Sr.Ramella, es un trabajo que tiene sus cosas negativas pero tiene muchas cosas positivas.
    Una de las cosas positivas…conoci la que hoy es mi esposa…y era pasajera !!!!!!
    Pablo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *