Vancouver se presenta en Buenos Aires

La embajada canadiense en Buenos Aires brindó una charla sobre Vancouver, en la Columbia Británica.

Puerto de Vancouver

Puerto de Vancouver

Buenos Aires, Argentina. Noticias de cruceros fue el único medio periodístico argentino presente en un ameno e instructivo evento que tuvo lugar en el panorámico salón de actos que la Embajada de Canadá posee en Palermo Chico, frente al parque y al que fuera el edificio de ATC, Argentina Televisora Color. La reunión, dirigida a importantes agentes de viajes locales especializados en “vender” Canadá como destino, fue muy concurrida. La presentación principal se centró en la panorámica costa Oeste del país y la ciudad de Vancouver BC, menos conocida quizá que sus pares de la costa atlántica. El “BC” condensa el nombre de la provincia más occidental de Canadá, British Columbia o Columbia Británica.

La presencia de Noticias de Cruceros estaba más que justificada. Vancouver BC (siempre se aclara el “BC” para diferenciarla de otra Vancouver, mucho más pequeña, que se encuentra en el vecino estado de Washington, en el Pacific Northwest -Pacífico Noroeste- de los EE.UU.) es una hermosísima ciudad con tanto para ofrecer al turista. Es además “home port” y también escala de muchos cruceros que tienen Alaska como destino.

Presentación Vancouver

Sandra Sallovitz de Destinos Enterprises brindando la charla

La exposición estuvo a cargo de una profesional argentina residente en Canadá hace ya más de 20 años, Sandra Sallovitz, que dirige Destinos Enterprises, su propia agencia en Vancouver BC. Nos pareció atractivo el lema de la empresa: “Turning travel into experiences” (“Convertir el viaje en experiencias”).  Sandra conoce la Columbia Británica y la ciudad de Vancouver como pocos y ha creado además otra empresa llamada Feel (Sentir) que propone el Wellness Tourism (Turismo del bienestar), que apunta a impulsar el turismo en todo aquello que puede describirse como natural y “nativo”. Todo esto le deja el tiempo suficiente para representar allí a Aerolíneas Argentinas como GSA. Sally estuvo de paso en Buenos Aires y la Cámara de Comercio Argentino- Canadiense, representada por Laura Yorghanjian, su Directora Ejecutiva, organizó este evento para que los agentes interesados pudieran aprovechar una detallada sesión de capacitación, conducida en perfecto, muy porteño castellano.

Si bien el tema central era Vancouver, Sandra no habló mucho de esta ciudad cuyo clima templado -en comparación con la costa atlántica- la hace un destino deseable en cualquier época del año si bien,  como en toda la costa norte del Pacífico, en invierno suele lloviznar con cierta frecuencia. Vancouver, como ciudad digna de una detallada visita, parece no necesitar demasiada presentación. Quien embarque o desembarque allí de un crucero hará bien en aprovechar para dedicarse a conocerla y recorrerla. La experta recomiendo no dedicarle menos de dos noches y tres días. La fantástica y muy variada región que la rodea, verdadero paraíso de lo incontaminado y natural, requiere para una experiencia satisfactoria unas dos semanas. Además de la visita a Vancouver, la idea es descubrir los atractivos de la Columbia Británica partiendo por lo menos de alguno de estos lugares: la propia Vancouver, Whistler, Victoria y Kelowna.

Merece tomar en consideración la costa de los fiordos, conocida como la Costa Cariboo Chilcotin, la zona norte, más grande que toda California, la zona sur con las Montañas Rocosas, los impensados desiertos semi-áridos en Thompson Okanagan, o Tofino, con sus reservas indígenas y por donde pasean en libertad los osos grizzly. Desde todos estos puntos se accede a un maravilloso entorno que abarca montañas nevadas, lagos, ríos, torrentes, bosques boreales y -extrañamente- tropicales, extensos parques nacionales y reservas naturales y experiencias que incluyen trekking, esquí de descenso y de fondo, canotaje y viajes en pequeños cruceros con los que grupos de diez personas pueden hacer recorridos de hasta varios días. En Canadá se está dando cada día más importancia y protagonismo a los pueblos originarios y a las culturas aborígenes. Por lo tanto, cualquier visita a Vancouver y sus alrededores no puede dejar de darles generosa cabida. No faltarán oportunidades de encontrarse con alguno de los osos que habitan la región o de efectuar avistajes de ballenas jorobadas y orcas en las aguas de los fiordos e islas. Precisamente hablando de islas, se aconseja recorrer la que es -en efecto- la mayor isla de la costa del Pacífico en Norteamérica, Vancouver Island, conectada varias veces por día con Vancouver gracias a un excelente servicio de ferries.

Hay como un remanso de la vieja Europa en la pequeña ciudad de Victoria, capital de la Provincia de Columbia Británica. En la temporada adecuada, los amantes del camping encontrarán extraordinarias instalaciones en los parques nacionales para vivir Canadá en la manera en que a los propios canadienses les gusta recorrer y experimentar su país. De hecho, cuando no lo hacen en camping -y ésta es una viva recomendación de Sandra Sallovitz- no habría que obviar una alternativa absolutamente deseable y única: en lugar de alojarse en grandes hoteles, gozar de la calidez y belleza de los Bed & Breakfast, donde la experiencia canadiense se verá enriquecida por extraordinarios desayunos “caseros” -sanos y alimenticios- preparados a base a productos propios, entre los que siempre reina el salmón salvaje, abundante en los cursos de agua presentes en toda la provincia. El consejo final de Sandra nos pareció más que acertado: no “combinar países”. Si se visita Canadá, limitarse a Canadá, y pretender integrarlo con Estados Unidos. Ambos países comparten una muy extensa frontera, en ambos se habla inglés -en Canadá francés también- pero son muy diferentes y conviene dedicar un viaje a cada uno. Quien llegue o salga en un crucero a Vancouver, podrá descubrir un Canadá entrañable y, para nosotros, menos conocido que la costa Este. Para vivir una experiencia total, valdría la pena -desde Vancouver- volver a embarcarse, esta vez a bordo de un magnífico tren operado por VIA Rail, que atraviesa a lo ancho buena parte del país hasta llegar a otra impactante ciudad canadiense, Toronto. El tren, que tarda unos cuatro días en efectuar el recorrido de miles de kilómetros -The Canadian- pone a disposición de los pasajeros un equipo “art deco” que se remonta a los años cincuenta, perfectamente conservado y con coches de acero inoxidable como solía tener nuestro viejo Marplatense con “domes” de observación desde donde uno va descubriendo paisajes que cambian kilómetro a kilómetro.

Desde Toronto, la línea aérea de bandera canadiense Air Canada los transportará con la calidad de servicio que le ha merecido ser votada -y vuelta a votar más de una vez- como la mejor línea aérea de Norteamérica. Cinco veces por semana, vía Santiago de Chile, une Toronto con Buenos Aires en poco más de 14 horas. El tramo a Vancouver implica poco más de 4 horas. Así lo aclararon las ejecutivas Patricia Garrido y Claudia Estévez. La presentación concluyó con un tramo dedicado a la obtención del visado para viajar a Canadá con pasaporte argentino, seguido con mucho interés por los asistentes y generó gran número de consultas técnicas. Hace un tiempo, Canadá terceriza la tramitación de visas, reservándose la Embajada su estudio y otorgamiento. Los interesados en obtener su visa deberán dirigirse a la empresa VFS Global, del grupo suizo Kuoni, que se encuentra en Avenida Córdoba 1131, 3º piso.

La visa de tránsito se otorga sin costo, pero debe abonarse un arancel de $242 (pesos) por el servicio. Por el contrario, la visa de turista tiene un costo total que ronda los $1000 (pesos). Los cruceristas necesitan contar con visa de turista. Son interesantes las facilidades a las que acceden quienes están comprendidos en la categoría CAN+. Esta categoría está integrada por quienes en los últimos diez años han tenido una visa de Canadá o de los Estados Unidos. En ese caso, podrán solicitar una nueva visa sin que se les requiera acreditar solvencia económica. Otro tema  a tener en cuenta es que la visa sólo se otorga a los titulares de pasaportes que tengan no menos de 6 meses de validez y por lo menos dos páginas libres. Y no hay que olvidar algo que diferencia las visas canadienses de las de los EE.UU.: las canadienses expiran al vencer el pasaporte en el que están impresas. Si uno cambia el pasaporte, deberá volver a tramitar su visa. Resumiendo: si el crucero zarpa de, o concluye en Vancouver BC, ¡hay que aprovechar para conocer una región que nos regalará experiencias y bienestar!

Fuentes: Noticias de Cruceros / Embajada de Canadá en la Argentina / Port Metro Vancouver

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Guido Minerbi

Periodista políglota especializado en viajes. Profesor Asociado en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). Director de Minerbi - Silveira Comunicación Corporativa. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *