“Cheverísimo”

La siguiente escala, La Guaira en Venezuela, nos depara la visita a Caracas y el descubrimiento de un ícono arquitectónico.

El Monarch en La Guaira

El Monarch en La Guaira

Luego de una silenciosa marcha nocturna desde Aruba llegamos a La Guaira, puerto de cruceros de la República Bolivariana de Venezuela.

Un poco de historia

La ciudad que era antiguamente conocida como Huaira, por ser un asentamiento indígena, fue fundada por Don Diego de Osorio el 29 de junio el año de 1589, día de San Pedro y San Pablo. Por eso el nombre formal fue “San Pedro de La Guaira”. Ya en1580, nueve años antes de su supuesta fundación, Diego Ruiz de Vallejo, contador de Real Hacienda de la Provincia de Venezuela, en carta al Rey Felipe II, habla del Puerto de La Guaira.

Los números hoy

Este importante puerto ha experimentado en los últimos meses un incremento en la cantidad de cruceristas recibidos, tal como publicáramos semanas atrás:

“De acuerdo a un estudio llevado a cabo por el Ministerio del Poder Popular para el Turismo (Mintur) y el Servicio Administrativo de Identificación Migración y Extranjería (Saime) se registraron 30.533 turistas en el Puerto Internacional Marítimo de La Guaira, estado Vargas.

El instrumento se aplicó a un universo de 690 cruceristas que arribaron al puerto desde el 07 de enero al 30 de abril y realizaron el itinerario que ofrecen los operadores turísticos en el muelle varguense.

Colombia continúa siendo el mayor emisor de turistas a nuestro país con un 47,14%, seguido de Argentina 8,84 y Brasil 8,44.”

Las excursiones

Evidentemente los tan solo 35 Km. que separan La Guaira de Caracas, a través de una autopista, son una de las razones por la que la oferta de excursiones se polarice hacia opciones en la capital venezolana.

Las excursiones que ofrecía la naviera eran dos:

  • Visita a Caracas y Telesférico (Telesférico parque del Avila y Paseo de los Próceres). Duración: 5:30 hs. Costo: US$ 62.-
  • Parque Nacional El Avila (Ascenso en 4×4 y descenso en telesférico). Duración: 5:30 hs. Costo: US$ 84.-

Los valores de referencia son para pasajeros adultos.

En nuestro caso hicimos la de “Visita a Caracas y Telesférico”.

Apenas amarrados al muelle, bajamos hasta un autobús que nos esperaba a pocos metros de la planchada y de allí partimos rumbo a Caracas.

La autopista La Guaira – Caracas zigzaguea entre cerros y atraviesa dos de ellos con extensos túneles.

La construcción a la vera de la misma suele ser precaria, estos asentamientos son llamados “Barrios” (Favelas ó Villas de Emergencia, según el país donde se lea esto) y están formados por casas de ladrillos pintadas en colores vivios. Estos mismos asentamientos brindan una maravillosa imagen cuando el barco parte de La Guaira, ya anocheciendo, cuando encienden sus miles de lucesitas amarilas y blancas en las laderas de los cerros.

Una vez llegados a Caracas nos dirigimos directamente al Paseo de los Próceres:

El Paseo de los Próceres es un monumento venezolano que se encuentra cerca del Fuerte Tiuna y de la Academia Militar de Venezuela.

Fue inaugurado en 1956 por el presidente Marcos Pérez Jiménez, denominándola El Sistema de Nacionalidad en honor a las luchas independentistas de ColombiaBoliviaEcuadorPerú y Venezuela. Fue creada para representar a escala urbana la institución militar venezolana, forma parte del sistema de la Nacionalidad el cual está conformado por varios elementos enlazados por un gran eje vial y peatonal que articula el complejo ceremonial estructurado por el gran Patio de Honor como punto culminante y receptor del eje urbano que se inicia en la Ciudad Universitaria.

Realmente el complejo de monumentos es maravilloso y puede competir con los monumentos más conocidos en las capitales del mundo.

Luego de allí hicimos un alto para comer algo en un “mall” de la zona. Y desde aquí al Parque El Avila, para subir al Telesférico.

Del pánico a la admiración

Como muchos ya saben, las grandes alturas no son mi afición, quizás por eso navego y no hago parapente…

Este telesférico es muy alto, con 8 personas por  cabina y una maravillosa vista al vacío… Claro que si uno se sienta de espaldas a la vista y se concentra en la montaña, se puede transitar sin mayores sobresaltos.

Evidentemente mis acompañantes creían que me entusiasmaba el ver desde el mercado artesanal (que está en la cumbre) las maravillosas vistas de Caracas y del Mar Caribe. O quizás el monumental mástil con una gigantesca bandera venezolana. Sin embargo mi objetivo era otro.

Placa del Hotel Humboldt

Placa del Hotel Humboldt

Siguiendo un sendero claramente marcado finalmente llegamos a la cumbre donde se encuenta el mítico (aunque entre las nubes tenía un aspecto algo fantasmal) Hotel Humboldt.

Esta emblemática construcción se encuentra situada a una altura de 2250 mts. sobre el nivel del mar en el Pico el Ávila y fue construido en el año 1956 durante el período presidencial del Gral. Marcos Pérez Jiménez en un lapso de 7 meses (desde mayo hasta noviembre), siendo inaugurado el 29 de Diciembre de ese año. Fue diseñado por el Arq. José Tomas Sanabria, su estilo arquitectónico fue moderno internacional. La estructura cuenta con 19 pisos, de los cuales el primero alojaba la fuente de soda, siguen 14 que poseen 5 habitaciones por cada piso para un total de 70 habitaciones (todas tipo suites) y finalmente un mirador, con forma cilíndrica, que permite una vista de casi 360º grados desde donde se puede observar la ciudad de Caracas, el Pueblo de Galipán y gran parte del Litoral Central. El resto de los niveles incluyen 1 sótano (áreas de servicio), Planta Baja donde se encuentra el lobby, restaurantes y algunos salones y Mezzanina con el resto de las áreas sociales.

Hotel Humboldt

Hotel Humboldt (foto archivo)

El Hotel estuvo operativo durante 2 años para los huéspedes, entre 1956 – 1958. Luego estuvo operativo intermitentemente, fue operado por Sheraton, luego convertido en escuela de Hotelería y así muchas manos pasaron por su operación.

La notable obra de ingeniería hoy se encuentra en un  lento proceso de restauración, aunque cuesta creer que se le devuelva el esplendor de antaño.

Para los amantes de la arquitectura y la ingeniería esta obra premia toda la visita a Caracas.

Finalmente (y por supuesto de espaldas al precipicio) bajé con mis acompañantes por el telesférico.

De allí al bus y nuevamente a La Guaira. Cabe destacar que con los embotellamientos (atascamiento de tránsito) que suceden aquí, es bueno haber tomado el tour que ofrece la naviera. Ya que es una garantía de que el barco nos espere si el mismo se demora.

Hasta mañana !

Fuentes: Noticias de Cruceros / Wikipedia / ArwinJ / Guillermo Ramos Flamerich

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *