One happy “escala”

El Monarch puntualmente llegó a las 0700 hs. a la “Happy Island”: Aruba.

Playa de Aruba

Playa de Aruba

Luego de una noche donde la Directora de Crucero, la marplatense Marta Rossi y el animador/humorista español Joan Gimeno, demostraron que el “Rock nunca muere”, tal el nombre del excelente espectáculo brindado en el teatro Broadway, donde se revivió la historia del rock desde Elvis hasta Evanescense. Despertamos en Aruba.

Desde el muelle un cartel nos recuerda el eslogan de Aruba “One Happy Island”, El Monarch realiza contorsiones para deslizarse entre el muelle y la “barra” coralina que corre paralela al muelle. Sin embargo la plana mayor del Capitán Manrique maniobran hábilmente con los motores y los bow thruster (hélices transversales en la proa del buque) para acoderar la nave al muelle.

Un poco de historia

Aruba es una isla que pertenece al reino de los Países Bajos, el Jefe de Estado es el Gobernador, instaurado por el Rey de Holanda, cuyo mandato dura 6 años y el Jefe del Gobierno es el Primer Ministro quien es electo cada 4 años.

Los primeros habitantes de la isla fueron los “Caquetíos”, aborígenes de la etnia Arawak, quienes emigraron hacia el año 1000 procedentes de lo que es hoy el noroeste de Venezuela.

El explorador español Alonso de Ojeda, fue el primer europeo en llegar a la isla en 1499, sin embargo no la reclama para España. Aruba, entonces, fue conquistada por los Países Bajos en 1636 por la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales y mantuvo su control por casi dos siglos. En 1828 pasa al control de las Islas Occidentales Danesas, y en 1848 pasa a formar parte de las Antillas Neerlandesas.

Durante el siglo XIX y en sintonía con otras regiones de América tuvo lugar una “fiebre del oro”, quizás inspirados por el nombre Aruba “oro huba” en la lengua de los aborígenes primitivos, que significaba “había oro”.

A dicha prosperidad se sumó la apertura de una refinería de petróleo ya a principios del siglo XX (1924), la que fue considerada la mayor del mundo en su época (en la actualidad la misma está cerrada).

El 1° de enero de 1986, obtiene el estatus de autonomía dentro del Reino de los Países Bajos, lo que la separa del resto de las Antillas Neerlandesas, asumiendo como Primer Ministro Henny Eman.

La economía de la isla depende hoy exclusivamente de los ingresos generados por el turismo.

Las excursiones

En una escala de 12 horas (de 7 de la mañana a 7 de la tarde) son 7 las excursiones que Pullmantur propone realizar sin embargo solo dos de ellas son “conectables” en forma consecutiva:

  • Escapada a la playa (tour en bus descubierto + playa) de 4:30 horas de duración y un costo de US$ 34 (adulto).
  • Sabores de Aruba (tour por la isla + playa) de 4 horas de duración y un costo de US$ 34 (adulto).
  • Tierra y Mar (panorámica desde un semisumergibles y tour por la isla, sin playa) de 4 horas de duración y un costo de US$ 61 (adulto).
  • Escenas de Aruba (tour más completo por la isla, sin playa) de 4 horas de duración y un costo de US$ 41 (adulto).
  • Isla de Palm (isla privada con buffet libre y bebidas con acceso a parque acuático y equipo de snorkel) de 4:30 horas de duración y un costo de US$ 81 (adulto).
  • Submarino Atlantis (viaje en un submarino para ver el fondo submarino y naufragios en la zona denominada “Barcadera”) de 1:45 horas de duración y un costo de US$ 87 (adulto).
  • Aventura en Todo Terreno a Andicuri (se requiere licencia de conducir/buggis para 2 personas/edad mínima 12 años) de 3:30 hs. de duración y un costo de US$ 98.-

Sin embargo también puede armarse su propio tour o pasear por el barrio aledaño al puerto, en el que se agrupan decenas de joyerías, tiendas de todo tipo y bares como el Hard Rock Café de Aruba.

Nosotros realizamos una visita general a la isla, que incluyó el centro comercial, la inhóspita costa zona del norte de la isla donde las caprichosas formas rocosas forman puentes naturales junto al mar, al lado de una meseta desertica. Luego atravezamos la isla para ver la capilla de la Santísima Virgen de Alto Vista y momentos más tarde llegamos hasta la punta noroeste de la isla, para admirar el Faro California.

El nombre de éste es en honor al buque que se hundiera en esa área, antes de la existencia del mismo.

De allí en más fuimos a almorzar al “Pelican Pier”, propiedad de un argentino y su esposa cubana. Este restaurante instalado arriba de un muelle posee una decoración realizada con viejos requechos de diferentes desguaces de barcos. Redes, remos, farolas, timones, cabos y un sinnúmero de elementos marinos dan el marco exacto para deleitarse con un exquisito cebiche u otros platos con los más variados frutos de mar.

A nuestro regreso ya en el barco se preparaba la fiesta tropical, donde el espectáculo del teatro y los diferentes bares invitan a bailar al son de los más variados ritmos caribeños.

Mañana será tiempo de La Guaira, a pocos kilómetros de Caracas, capital de Venezuela.

 Más fotos de Oranjestadt y Aruba en general en nuestro FACEBOOK

¡ Hasta mañana !

Fuente: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

  1 comment for “One happy “escala”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *