Los “Sea Cloud” regresan al Caribe

Los dos veleros de la afamada naviera “Sea Cloud” pondrán rumbo al Caribe para la temporada 2014-2015.

Sea Cloud

Los dos veleros de Sea Cloud Cruises estarán operando en Centroamérica, Cuba, las Granadinas y las Antillas Menores durante el invierno (boreal) 2014-2015, informó la compañía de cruceros.

El Sea Cloud II pondrá rumbo al oeste desde Europa el 24 de noviembre de 2014 para un cruce Atlántico con destino a las islas caribeñas, mientras que el Sea Cloud, un navío de cuatro mástiles con 83 años de operaciones, partirá días después, el 29 de noviembre, en una travesía similar.

Ambas naves alcanzarán el Caribe tras dos semanas de navegación, y navegarán en las Antillas Menores, las Granadinas, Aruba, Curazao y Bonaire.

Para las vacaciones navideñas y el Año Nuevo, el Sea Cloud II operará en Tobago, Granada, Santa Lucía y Dominica.

La segunda mitad de enero de 2015 verá al Sea Cloud retornar a la costa Atlántica de Centroamérica, llegando a destinos de México y Belice. Posteriormente, zarpará a Cuba y estará allí para dos viajes extendidos en enero y febrero.

El Sea Cloud II, entretanto, navegará por las islas de Aruba, Bonaire y Curazao, a lo largo de la costa caribeña venezolana y colombiana, para continuar luego hacia Panamá y Costa Rica.

La temporada de invierno terminará para ambos barcos similar a sus inicios: en las Antillas Menores y las Granadinas. Luego de un viaje ida vuelta desde Barbados, regresarán al Mediterráneo.

Un barco con mucha historia

Esta naviera se creo (tal como su nombre lo indica) alrededor de un barco emblemático, el Sea Cloud.

Los orígenes de este navío de cuatro palos se remontan a los años 30 del pasado siglo. Su primer armador fue Edward Francis Hutton, afamado hombre de negocios estadounidense que lo mandó construir para regalárselo a su esposa, Marjorie Merriweather, quien deseaba ser la poseedora del velero más lujoso jamás construido. Para ello no se escatimaron medios y todavía hoy el viajero puede disfrutar de los baños de mármol de Carrara, griferías de oro, maderas nobles y un largo inventario de detalles al máximo nivel. La nave nació en los astilleros Krupp de Kiel (Alemania) y fue entregada en 1931 con el nombre de Hussar. Desde entonces, su elegancia y belleza han sido constante motivo de asombro en el mundo de la navegación.

Durante los dos años siguientes, el Hussar navegó por los mares más exóticos del mundo, contando con un rol de 70 tripulantes dispuestos a satisfacer los antojos de los invitados de sus adinerados anfitriones. Pero tan solo dos años más tarde, la pareja se divorció y su dueña decidió rebautizar la nave como Sea Cloud.

Con el estallido de la II Guerra Mundial, la señora Merriweather cedió su yate al servicio de guardacostas estadounidense. En su nueva etapa, la nave sería artillada y utilizada para la detección de submarinos. Tras el fin de la guerra la embarcación fue devuelta a su dueña, quien no vivía precisamente su mejor momento económico. En 1955, agobiada por los gastos que generaba el velero, decidió vendérselo por US$ 500.000 al dictador de la República Dominicana Rafael Leónidas Trujillo, quien lo rebautizó con el nombre de su hija menor: Angelita.

Estrellas de Hollywood a bordo

Una vez renovado, el yate reviviría una nueva época de esplendor adquiriendo gran fama en puertos del Caribe por las fiestas que se organizaban a bordo, entre cuyos invitados figuraba la flor y nata de las estrellas de Hollywood así como afamados playboys. Con la muerte de Trujillo en mayo de 1961, la nave vivió sus años más convulsos en los que cambió varias veces de dueño siendo incluso inmovilizada durante ocho años por sentencias judiciales por tráfico de drogas y actos de piratería. En 1978, un capitán de la marina alemana, Hartmut Paschburg, adquirió la nave que languidecía en el puerto panameño de Colón, por la suma de 800.000 dólares.

Era el renacer del Sea Cloud, que en su primer viaje desde el astillero de Hamburgo donde había sido restaurado, realizaría una escala técnica en la Ría de Vigo el 2 de noviembre de 1979 en ruta hacia Martinica. Desde entonces, el Sea Cloud se ha erigido en el icono más representativo de la aristocracia, ya no solo del mundo crucerístico sino también de la navegación civil a vela.

Viajar a bordo de él es toda una experiencia como lo atesora su clientela, compuesta por personas dueñas de economías que se puedan permitir un desembolso que puede llegar a rondar los mil euros por día de crucero; y así acompañar, aunque más no sea por una semana, al águila dorada que luce la nave en su mascarón de proa,  que continua abriéndose camino, orgullosa, por los mares más emblemáticos del planeta desde hace 83 años.

Video institucional del Sea Cloud

El barco

Este gran velero fue entregado en Agosto de 1931 a su armador, por parte de los Astilleros Krupp. Friedrich Krupp Germaniawerft fue un astillero alemán, localizado en el puerto de Kiel, que se convirtió en uno de los mayores y más importantes constructores de submarinos para la Kriegsmarine durante la Primera Guerra Mundial y Segunda Guerra Mundial. Luego de ésta última fue cerrado.

Las dimensiones del gran velero son:

  • Tonelaje de Registro Bruto: 2532 ton.
  • Eslora: 109,50 m.
  • Manga: 14,90 m.
  • Cubiertas para pasajeros: 3
  • Capacidad: 68 huéspedes y 60 tripulantes
  • Índice de espacio: 37,2 m³/pax.
  • Índice de servicio: 1,1 pax/trip.
Fuentes: Caribbean News Digital / Guía Berlitz /  Sea Cloud Cruises / Ellen B Cutler.com / Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *