Mini Crucero en el “Costa Favolosa”

Hemos recibido la siguiente crónica de un mini crucero realizado por los lectores Liliana  Buttigliero y Ernesto Centola a bordo del Costa Favolosa, dos “Reporteros x 1 día” cuya historia comienza así…

Liliana y Ernesto

Liliana y Ernesto en Montevideo junto al Costa Favolosa

“Si de lo bueno poco…”  Esta es una frase que siempre repetía una tía mía, muy querida. Y no hay mejor momento de aplicarla, que después de bajar del Costa Favolosa, en el Mini Crucero a Punta Del Este.

Por lo menos una vez en el año, uno le tiene que darle una caricia al alma.

 Embarcamos en el Puerto de Buenos Aires, al medio día, el comedor, esperándonos a pleno, solo tuvimos que tomar una bandeja y empezar a servirnos. Contratar un “All Inclusive” (todo incluido) en bebidas, fue una buena decisión, porque podes beber todo lo que desees, sin limitaciones y además accedes, al café Italiano, que nosotros  estamos acostumbrados y que son privativos en los Cruceros, porque están acostumbrado al café, muy liviano.

La primera cena, la de presentación de los mozos, un éxito. Los esfuerzos que deben realizar dos nativos de Bombay, que son los mozos que nos atienden, para entender  que nosotros le vamos a pedir los 10 platos de la Carta.

A la mañana siguiente bajamos en Montevideo, que no es solo la Ciudad Vieja, es también, la Costanera, es barrio Buceo, es Pocitos, con sus shopping  y la maravillosa Carrasco.

En un recorrido, hasta Carrasco,  a 30 minutos del Centro, vas a ver un castillo en la Arena, hoy Hotel Sofitel,  podrás  tomar un café en los barcitos de Av. Arocena. Y todo solo subiendo al colectivo D1 en el Puerto.

Al regreso al Costa Favolosa,  te espera un baño  relajante, dentro de uno de los yacuzzi, o  podes ir preparando para la cena, con una hora en el gimnasio, para perder algunas colorías.

Cena de Gala

Todos muy lindos en la Cena de Gala

Después o antes de cena de Gala, el imperdible teatro, con sus sorprendentes instalaciones y artistas.

Un rápido cambio de ropa y a disfrutar de uno de los cinco show  musicales en los bares o la Fiesta Italiana, organizada por la gente de recreación del barco.

En la mañana, el barco se encuentra anclado frente a Punta Del Este, a metros de la isla Gorriti, después de un desayuno con un plato de salmón rosado, omelette de queso  y abundante fruta;  podemos ir bajando para hacer un recorrido por la ciudad, pero nunca antes de las 11hs, por la diferencia horaria  y por la costumbre uruguaya de arrancar más tarde, los negocios abren  después de esa hora.

Punta del Este, a esta altura del año, la encontrar tranquila, como invernando, pero a su vez la vez limpia, prolija, amable. Una caminata por la costanera del puerto, por  playa mansa, hasta el Hotel Conrad  y una regreso por la playa brava, la emblemática Av. Gorlero, con el marco de las palmeras. Terminamos en el faro, la central de meteorología y  una iglesia pintoresca  La Candelaria.

El Costa zarpa temprano, hay que prepararse para la última noche y la fiesta de blanco.

La llegada a la terminal  Benito Quinquela Martin, en el Puerto de Buenos Aires, es impecable, para el medio día, los 3.800 pasajeros, ya habían descendido. Miramos para atrás y vemos esa enorme máquina  de sueños,  con la esperanza de volver, de poder disfrutar nuevamente de esta caricia que la vida te permite en contadas oportunidades disfrutar.

Texto y fotos: Gentileza de Liliana  Buttigliero y Ernesto Centola

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *