Río, el Cristo y Copacabana

Una recorrida en Río totalmente organizada “a mano” que nos llevó en bus a todos los lugares que nos propusimos recorrer.

Rio de Janeiro

Una de las clásicas vista panorámicas desde el Cristo Redentor

Temprano, bien temprano se aproximó el Zenith a Río de Janeiro. Lentamente con las primeras luces de la mañana vimos el fuerte de Copacabana y la playa homónima; el Parque do Flamengo, el Aeropuerto Santos Dumont, donde ya un Embraer despegaba alterando la parsimonia de las “Fragatas” (esos pájaros negros que abundan en el puerto). Más allá el apostadero naval, la Iglesia Candelaria y finalmente nuestro muelle en la terminal Pier Mauá, junto al Costa Favolosa y al Grand Celebration.

Un poco de historia

Río de Janeiro es la capital del estado homónimo, y también de una de las más importantes ciudades de Brasil. Considerada por muchos como la ciudad más hermosa de América del Sur y una de las más bellas del mundo.

Gaspar de Lemos cuando entró con su barco la bahía de Guanabara confundió la bahía con la desembocadura de un río, y la llamó Río de Janeiro, que significa Río de Enero.

La ciudad fue fundada el 1º de marzo de 1565, por Estácio de Sá. Río de Janeiro fue la capital de Brasil de 1764 a 1960, cuando la sede del gobierno federal fue transferida a Brasilia. Entre 1808 y 1815 fue la capital del Reino do Portugal e dos Algarves, como era oficialmente designado Portugal en la época. Entre 1815 y abril de 1821, fue la capital del Reino Unido de Portugal, Brasil e Algarves ante la elevación de Brasil a parte integrante del Reino Unido.

La ciudad es famosa por las playas de Copacabana e Ipanema, por la estatua gigante de Cristo, el ”Cristo Redentor” sobre el Cerro del Corcovado, por la celebración anual del Carnaval, y por la montaña monolítica conocida como [Pão de Açúcar]. El nombre de esta montaña ha sido traducido erróneamente en varios idiomas como “pan de azúcar”, cuando realmente no se refiere a ningún tipo de pan, sino, según una versión del historiador Vieira Fazenda, a los bloques de azúcar de forma cónica que se preparaban para su exportación en el siglo XVI. El equivalente más correcto de Pão de Açúcar, sería entonces “piloncillo” (en México), o “panela” (en Colombia y Venezuela), aunque es tradicionalmente conocido en español y otros idiomas como Pan de Azúcar.

Rio de Janeiro es famosa también por sus características geográficas y urbanas, al estar construida en una zona poco propicia para el establecimiento de una metrópoli, pues es una zona muy reducida, limitada por el oceáno y por la sierra, lo que hace que a veces el ancho de la ciudad se reduzca a menos de diez cuadras. La ciudad tiene una laguna, Rodrigo de Freitas, al norte de la playa de Leme. Estas características geográficas y geológicas requirieron un esfuerzo adicional de los urbanistas, que trazaron numerosos túneles y puentes para hacer posible el tráfico rodado entre las distintas áreas de la ciudad. Destaca el trabajo del urbanista y paisajista brasileño Roberto Burle Marx, cuyo trabajo más famoso es, probablemente, el diseño ondeado en blanco y negro que hay en las calzadas de la avenida Atlántica, el cual se ha convertido en logotipo de la ciudad. Burle Marx además participó en el diseño y construcción del Aterro do Flamengo, donde fueron ganados al mar 1.200.000 metros cuadrados, en lo que se convertiría en parque público a orillas del mar, junto a la playa de Flamengo, en el barrio del mismo nombre.

Desembarque y paseo

A las 07.00 hs. estaba todo dispuesto para bajar y sin perder ni un minuto así lo hicimos.

La oficina de excursiones del Zenith ofrecía 5 opciones:

  • Combinado Pan de Azúcar y Corcovado (6 horas) – US$ 134.-
  • Paseo por la Ciudad y Corcovado (4 horas) – US$ 76.-
  • Paseo por la Ciudad y Pan de Azúcar (4 horas) – US$ 74.-
  • Visita a Río de Janeiro (3 ½ horas) – US$ 49.-
  • Traslado a Copacabana (6 horas) – US$ 29.-

Sin embargo nosotros (como siempre) buscamos la forma más económica de visitar el Cristo Redentor (Corcovado) y tomar sol en Copacabana. De esa forma marchamos desde el puerto, por la Av. Río Branco hasta el número 25B, “Zenith Cambio & Turismo” ahí nos hicimos de algunos reales (necesarios para todo, ya que el cambio que le hacen a uno en las “lojas” es muy malo) y justo en frente tomamos el “Bondi” (bus) n° 180 (boleto = R$ 3.-), que nos dejó en la estación del tren que sube al Corcovado.

Cuán grande sería nuestra decepción cuando nos dijeron “para subir tienen que esperar dos horas, ya que hubo una precompra muy grande por parte de los receptivos de los cruceros”. Como verán a veces comprar los paquetes a bordo tiene sus ventajas.

Obviamente pagamos los R$ 50.- que costaba el tren que lleva al Cristo, esperamos las 2 horas, luego de las cuales subimos, como Dios manda.

Una vez arriba sacamos las fotos de rigor (panorámicas y junto al Cristo, con los brazos abiertos). Y comimos algo en el restaurante de la cima del Corcovado. No era el sitio más barato del mundo, pero aceptaba tarjetas de crédito argentinas y eso es bastante.

Luego bajamos y a escasos 100 metros de allí tomamos el “Bondi” 570 hasta Copacabana.

Las sillas y sombrilla que hace 3 años costaba (alquilarlas) R$ 3 ahora se han convertido en 15 reales y lo peor de todo es que creo que me tocaron las mismas que en aquel entonces (solo que más desvencijadas). Sin embargo la pasamos muy bien.

El Zenith partía a las 20.00 hs y a las 17.30 levantamos el campamento.

Algo nerviosos por la ausencia del bus que nos llevaría de nuevo al puerto decidimos tomar un taxi, que costó 35 reales hasta la terminal Pier Mauá.

Sin embargo lo que más nos preocupó fue el tiempo, ya que con las obras del Mundial de Futbol, son varias las calles cortadas y hasta la autopista que pasaba por encima de la terminal, está siendo demolida y reemplazada con un tunel…

El tránsito es como siempre un caos, sin embargo gracias a la pericia de Pedro (nuestro ocasional “motorista”) llegamos en tiempo y forma.

Subimos al barco y decidimos para “matar” el tiempo hasta la cena, ¡ ir a comer algo al buffet !. Un crucero es el único lugar donde uno para esperar hasta la hora de la comida, se la pasa comiendo mas !!!.

Mañana nos espera Ilha Grande en una mini escala de medio día.

Buenos Vientos y Hasta Mañana.

Por este y otros cruceros de Pullmantur, consulte a su agente de viajes o desde Latinoamérica www.pullmantur.travel , desde España www.pullmantur.es, en el Twitter @pullmantur o en el Facebook www.facebook.com/pullmantur

Fuente: Wikipedia / Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

  2 comments for “Río, el Cristo y Copacabana

  1. Carlos Alberto Finkel
    7 febrero, 2014 at 09:44

    Estoy muy dolido y decepcionado por la actitud del Grupo Pullmantur. Como Agente de Viajes acepté su oferta para el trade y debía embarcar en este crucero del Zenith el 30/01 pero una feroz lumbalgia invalidante, dos días antes, me lo impidió. Como fervoroso propulsor de la Empresa, incluso esta brillante página, Noticias de Cruceros, tuvo a bien publicar mi elogiosa crónica del crucero disfrutado en el Monarch en mayo de 2013, solicité cabina para la zarpada del 26/02 que también goza de dicha Tarifa de Agente. Pero la amable Elvira Callejas Carrión Latam Agente del Grupo me sugiere vuelva a reservar y “posible”, (sic entre comillas), que el Dpto. de Calidad retire los gastos. Esperaba otra actitud de Pullmantur.

    • 7 abril, 2015 at 20:41

      Pero qué extraño!! Cruceros Pullmantur es una empresa muy responsable sobre todo en el cumplimiento de lo que solicitan sus clientes. Y definitivamente el personal de reservaciones en Madrid es eficiente al 100%, en lo personal he sido atendido por diversas personas en el callcenter y tanto Marcela Navarro como Gladys Scibona, Rodrigo Lagar, Carlos Martínez, dos Martha´s , Pilar Rubio y la citada Elvira Callejas Carrión… todas éstas personas son totalmente profesionales y como dice el Sr. Antonio, MUY amables, lo reitero y sin comillas. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *