Punta del Este, muchos cruceros y pocos turistas

El Zenith llega a Punta de Este, donde disfrutamos de su belleza y sin el infierno de turistas que habitualmente la llenan en enero.

Tender Zenith PDE

Uno de los tender del Zenith encargado de llevarnos hasta el puerto deportivo de Punta del Este.

Luego de una nochecita navegando por el Río de la Plata, casi al mediodía, llegamos a Punta del Este.

Si bien en 1516 el navegante español Juan Díaz de Solís durante su expedición al Río de la Plata bautizó al lugar como Puerto de Nuestra Señora de la Candelaria, Punta del Este nació como pueblo el 5 de julio de 1907, cuando el presidente Claudio Williman promulgó la ley N° 3186, declarando oficialmente «…con la denominación de Punta del Este al conjunto de casas situadas en Punta del Este, Departamento de Maldonado»’. En ese momento en que se resolvió otorgar a la península la categoría de pueblo, Punta del Este contaba ya con un fraccionamiento definitivo efectuado por el agrimensor Francisco Surroca.

Vapor Golondrina

Vapor Golondrina

Muchos de sus habitantes tenían ya sueños y otros tantos promovían iniciativas para hacer de Punta del Este una estación balnearia similar a las europeas de Biarritz y Brighton. En 1907 arribaron los primeros veraneantes a bordo del vapor “Golondrina”, un grupo de familias argentinas y montevideanas invitadas por el Directorio de la Sociedad “Balneario Punta del Este”, constituyéndose éste en el primer crucero que llegó a estos lares.

107 años mas tarde llegamos nosotros y fondeamos junto al MSC Magnifica de MSC Cruceros y al Grand Celebration, de Ibero Cruceros.

Lentamente comenzaron a bajar quienes habían contratado alguna de estas excursiones:

  • Punta del Este y Piriápolis – 6 horas – US$ 55.-
  • City Tour Punta del Este – 4 horas – US$ 44.-

Luego lo hicimos quienes decidimos caminar por la “Biarritz sudamericana”.

Y si bien nos tentaba la idea de visitar a Páez Vilaró, o Micaela Nuñez en sus atelier respectivos, o quizás tomar una “Pilsen” en La Barra, nos contentamos con bajar del tender en el puerto, dar una vueltita por el puerto deportivo y Gorlero (que estaban desiertos) y más tarde dedicarnos a tomar sol en una playa del lado de “La Brava”.

Cabe destacar que dos sillas y una sombrilla (algo recomendable ya que la arena está como para “pelar chanchos” y el sol quema hasta las neuronas) sale (por el día) $200.- . Ahí entendimos por qué esta desierta la ciudad balnearia.

Para colmo de males parece que las únicas visitantes (no deseadas) de las playas puntaesteñas son las “aguas vivas” que en cantidad y tamaño se podían ver aún desde la cubierta del barco.

No obstante ello disfrutamos de un día de playa excepcional. Punta de Este está más bonita que nunca, ya que a sus atractivos naturales se suma la tranquilidad de sus calles que no se han visto atestadas de autos.

A las 17 horas volvimos a nuestra nave y con el atardecer dimos la vuelta a la isla Gorriti, pasamos la punta, saludamos a los lobos de la isla homónima y pusimos rumbo al norte.

Nuestro nuevo objetivo será Itajaí.

¡Buenos Vientos!

Por este y otros cruceros de Pullmantur, consulte a su agente de viajes o desde Latinoamérica www.pullmantur.travel , desde España www.pullmantur.es, en el Twitter @pullmantur o en el Facebook www.facebook.com/pullmantur

Fuente: Wikipedia / Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

MSC_Black_Friday

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *