¿El turismo antártico es seguro?

Una pregunta se ha disparado, luego de la gran cobertura mediática que tuviera el rescate del  Akademik Shokalskiy, y la respuesta no se hizo esperar.

National Geographic Explorer

El National Geographic Explorer, uno de los cruceros que frecuenta la Antártida con fines turísticos

Finalmente un día después de “Reyes” los buques polares Akademik Shokalskiy y Xue Long, a la sazón rescatado y rescatador respectivamente, lograron liberarse de los hielos que los mantenían prisioneros en la Antártida.

El Guardacostas norteamericano Polar Star, había sido llamado a prestar ayuda a ambas embarcaciones, por parte de la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima, sin embargo el pedido fue cancelado al recibir el ente la ratificación de que ambas embarcaciones navegaban libres por sus propios medios.

Esta “demora antártica” sin consecuencias, mas allá del costo del movimiento de las naves involucradas, volvió a poner sobre el tapete mediático la duda acerca de la seguridad del turismo antártico.

Ante la repercusión en medios de comunicación masivos acerca del rescate de los 52 pasajeros del buque de expedición ruso MV Akademik Shokalskiy, varias navieras que operan en esa zona han aclarado que el hecho no indica el aumento de riesgo para el turismo en esa zona austral del planeta.

Kim Crosbie, director ejecutivo de la Asociación Internacional de Operadores Turísticos Antárticos (IAATO), aclaró que el buque MV Akademik Shokalskiy realizó un viaje privado con un objetivo particular (celebrar el centenario de la expedición anterior que llevara a cabo el explorador Douglas Mawson), y que en ese tipo de viajes los barcos suelen quedar atrapados por el hielo marino durante el verano austral.

“Esto pasa porque en este tipo de viajes privados tienen objetivos y metas muy concretas para lograr, por lo general a destinos muy específicos”, explicó.

En cambio, los cruceros antárticos que ofrecen los operadores de IAATO tienen otro enfoque, según Crosbie, pues “se ocupan principalmente de asegurar que los visitantes (turistas) al continente antártico tengan una experiencia educativa de manera segura y responsable con el medio ambiente, y los itinerarios son muy flexibles en función de las condiciones climáticas en la zona”.

Además, indicó que el buque ruso se ha quedado atascado en una zona de la Antártida cercana a Nueva Zelanda, mientras que la mayoría de los buques de miembros de la IAATO navegan a la región de la Península Antártica cercana a Argentina y Chile.

FRAM-Iceberg

El mv Fram, de Hurtigruten, que actualmente se encuentra en la Antártida

Un portavoz de Hurtigruten, naviera muy conocida por sus cruceros antárticos, dijo que sus pasajeros no han expresado ninguna preocupación.

“La zona del incidente no forma parte de nuestros cruceros”, dijo Elliot Gillies. “Estas tormentas pueden venir con bastante rapidez, pero Hurtigruten se mantiene en alerta para cualquier posibilidad de cambios en el viento y alejada de los bloques sustanciales de hielo, por si acaso”, agregó.

Otro operador de expediciones a la Antártida, Lindblad Expeditions, indicó que sus barcos no visitan la zona del incidente.

“La zona del incidente se encuentra en la Bahía Commonwealth de la Antártida, que es de aproximadamente 3.000 kilómetros de distancia de la península antártica, donde viajamos con el National Geographic Explorer”, dijo el portavoz Patty Disken-Cahill.

“El National Geographic Orion viajará a la zona del Ross Sea de la Antártida en unas tres semanas, pero incluso esa zona dista de unas 750 millas de la bahía de la Commonwealth”, señaló, y añadió que Lindblad Expeditions no ha recibido una sola pregunta de sus clientes a raíz del incidente del MV Akademik Shokalskiy.

Fuentes: Hurtigruten / Caribbean News Digital / Seatrade-Insider / Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *