El Costa Concordia está estable, mientras que su capitán se hunde en el juicio.

Costa Concordia hoy

Giglio, Italia. Tres meses después de haber sido realizada la maniobra de “adrizado” del Costa Concordia (The Parbuckling) (ver nota)  mediante una compleja operación realizada por el consorcio Titan-Micoperi, el barco Costa Concordia se mantiene estable y estará listo para ser remolcado a un puerto cercano en junio de 2014 (verano boreal).

Franco Porcellacchia, coordinador del proyecto para retirar el barco, que naufragó en la costa de la isla de Giglio a mediados de enero de 2012, explicó que el Concordia ha sido preparado en las últimas semanas para soportar sin contratiempos el paso del invierno, que genera condiciones climáticas adversas.

El naufragio, ocurrido el viernes 13 de enero de 2012, tuvo un saldo de 33 muertos entre pasajeros y tripulantes, asimismo provocó que miembros de la tripulación sean procesados por la justicia y también un movimiento interno de la industria que trajo nuevas prácticas y regulaciones en materia de seguridad de cruceros.

Según una actualización sobre el estado del buque, elaborada por los especialistas del consorcio para el conocimiento de los habitantes de Giglio, se ha asentado sobre la plataforma construida y el fondo marino de la zona, y un permanente monitoreo no ha mostrado señales de movimiento en la estructura.

Como parte de los trabajos de búsqueda y acondicionamiento luego de que el buque regresara a la posición correcta (antes estaba varado sobre un costado y gran parte bajo agua), 405 cajas de seguridad fueron removidas, de las 1500 que esta nave poseía en sus cabinas. Su contenido será inventariado y devuelto a dueños o familiares, informó Costa en un comunicado.

Entre tanto, en  los astilleros Fincantieri de Livorno y Génova continúan los trabajos para preparar los 15 flotadores o estabilizadores (sponsons) que serán colocados en el lado de estribor, que da hacia tierra, y otros cuatro que restan por colocar del lado de babor.

Esas estructuras, que serán instaladas en abril, proveerán de la fuerza necesaria para reflotar el pecio.

Según el proyecto, por medio de un sistema neumático, esas estructuras serán vaciadas de agua y proveerán entonces flotabilidad positiva, cosa que permitirá el posterior remolque del buque a instalaciones industriales para su desguace.

Schettino & Co.

Franchesco Schettino

Franchesco Schettino

Grosseto, Italia. De “inútil y provocadora” calificó este lunes el ex capitán del barco Costa Concordia, Francesco Schettino, la llamada telefónica en la que el comandante Gregorio De Falco le ordenó volver a la nave que zozobrara frente a Giglio.

Schettino y De Falco se vieron por primera vez frente a frente, en una audiencia del proceso que se lleva a cabo en la ciudad de Grosseto, en la que el ex capitán del Costa Concordia enfrenta cargos por homicidio culposo, naufragio y abandono de la nave.

“Vada a bordo, cazzo” (Vaya a bordo, carajo), fue la famosa expresión con la que De Falco, comandante de la Marina, ordenó a Schettino regresar al barco, que había abandonado con cientos de personas todavía abordo.

“Fue una llamada tristemente famosa, inútil y provocadora. De Falco perdió el autocontrol”, declaró Schettino a periodistas al final de la audiencia este lunes.

Antes, los jueces hicieron escuchar en el sala la grabación de la conversación telefónica, cuyo contenido dio la vuelta al mundo.

Medios locales resaltaron que Schettino bajó la mirada y sonrió amargamente al escuchar hoy la conversación, mantenida en los dramáticos momentos en los que el Costa Concordia se iba a pique.

Interrogado en calidad de testigo, De Falco, comandante de la capitanía del puerto de Livorno, explicó que la noche del naufragio en el que murieron 33 personas llamó a Schettino, quien debía ser “el perno central para coordinar los socorros”.

Sin embargo, el entonces capitán del Costa Concordia ya había escapado en una lancha salvavidas y desobedeció la orden de regresar de inmediato para dar informaciones detalladas sobre cuántas personas se encontraban aún a bordo y las necesidades que tenían.

De Falco recordó que a casi de una hora de que el Costa Concordia encallara frente a la isla del Giglio, la tripulación no había lanzado la llamada de auxilio, y que la capitanía del puerto de Livorno sospechaba que la situación era grave.

La capitanía había sido alertada por el cuerpo de carabineros de la ciudad de Prato, que a su vez había recibido una llamada de la pariente de una pasajera que había descrito una situación crítica a bordo del crucero.

“La tripulación había dicho que se trataba sólo de un apagón, negó que hubiera heridos o que necesitaran ayuda, después admitieron que estaba entrando el agua”, declaró De Falco.

Dijo no comprender todavía cómo es que Schettino abandonó el barco con cientos de personas a bordo.

La próxima audiencia del juicio proseguirá la semana próxima.

Fuentes: Cruise Industry News / Caribbean News Digital / Diario La Vanguardia / Guía Berlitz / Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *