El Zaandam arriba a Ushuaia

Ushuaia es una ciudad que desde el Canal de Beagle se ve maravillosa con sus cerros nevados y sus casitas multicolores.

Zaandam llegando a Ushuaia

El Zaandam llegando a Ushuaia

Luego de maravillarnos con el Beagle y el glaciar Alley, y habiendo almorzado en el Restaurante Lido (cubierta 8), con la mejor vista al Beagle, llegamos a Ushuaia. A las 13:49 hs. el Zaandam tomó amarras.

Al pié de la planchada Patrick un tripulante (del Zaandam), oriundo de Alaska y acostumbrado a estos fríos, orientaba a quienes no habían tomado excursiones y deseaban tomarlas en tierra.

El lema de la ciudad, es Ushuaia, fin del mundo, principio de todo y en efecto es la ciudad más austral del mundo. Sin embargo los chilenos dicen que su Puerto Williams es más austral aún, sin embargo todavía se trata de un pueblo, fundado como base militar a fines del siglo XX en respuesta a las rispideces diplomáticas que existían entre Chile y Argentina, por aquel entonces.

Ushuaia es la capital de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Fue fundada el 12 de octubre de 1884 por Augusto Lasserre y se ubica en las costas del canal Beagle rodeada por la cadena montañosa del Martial, en la bahía de Ushuaia. Además de ser un centro administrativo, es un nodo industrial, portuario y turístico. Es la única ciudad argentina que se encuentra del otro lado de los Andes, vista desde el resto del país. También es, de acuerdo a la clasificación de los mares de la Organización Hidrográfica Internacional, la única ciudad argentina (y puerto) con costas y aguas pertenecientes al Pacífico, si bien esto no es reconocido abiertamente por el estado argentino, que formalmente considera al canal Beagle un paso bioceánico.

¿Ushu qué ?

La palabra Ushuaia proviene del idioma yagán: ush (‘al fondo’) y waia (‘bahía’ o ‘caleta’) y significa ‘bahía profunda o bahía al fondo’. El acta de creación de la Subprefectura, en 1884, cita el nombre «Oshovia», una de las muchas variaciones de un vocablo en idioma aborigen difícil de pronunciar.

El nombre de la ciudad se pronuncia “u-sua-ia”, pues la hache es muda y la «s» forma sílaba con la siguiente u. Considerando que se suele escuchar una pronunciación errónea, vale aclarar que la palabra Ushuaia no lleva tilde, y el acento está en la primera «a».

Un poco de historia

Los primeros pobladores de estas tierras fueron cazadores y recolectores nómadas los que, hace más de 11 milenios, llegaron a pie desde el norte a lo que es hoy la isla Grande de Tierra del Fuego, territorio que aún estaba conectado a la Patagonia continental. De estos grupos, que estaban emparentados con los tehuelches del continente, surgieron los pueblos selknam yhaush. Desde los archipiélagos occidentales de la Patagonia llegó otra oleada de pobladores, los nómadas del mar, yámanas y kawésqar.

El 18 de enero de 1869, con conocimiento de los gobiernos argentino y chileno, se estableció una misión anglicana encabezada por Waite Hockin Stirling, formando el primer asentamiento no aborigen del archipiélago, muy próximo a lo que luego sería esta ciudad. Al año siguiente lo reemplazó Thomas Bridges.

Se considera como fundación de Ushuaia al 12 de octubre de 1884, día en que el comodoro Augusto Lasserre creó una subprefectura junto a la misión, con el objetivo de reafirmar la soberanía argentina después del tratado con Chile de 1881, la cual fue reconocida por los habitantes de la misión anglicana, izando la bandera albiceleste.

No hubo delineación de calles ni manzanas hasta 1894. El caserío en expansión se volvió un pintoresco pueblo multicolor. Ushuaia comenzó a ocupar un lugar entre los argentinos cuando comenzó, en 1986, la Colonización Penal enviando hombres y mujeres que debían cumplir penas de varios años. Este proyecto cambió rápidamente al producirse el hacinamiento en las cárceles dada la gran inmigración que recibía Buenos Aires. Así pasó a ser una cárcel para reincidentes en casillas de madera y chapa. En 1902 comienza la construcción en piedra y argamasa, por los propios penados, del edificio de 5 pabellones que funcionara entre 1902 (en reemplazo de que la se encontraba en la Isla de los Estados) y 1947. Actualmente funciona el Museo Marítimo y del Presidio de Ushuaia, el Museo Antártico José María Sobral, el Museo de Arte Marino Ushuaia (primer Museo de Arte de la Provincia, 2006) y la Galería de Arte del Museo Marítimo de Ushuaia (también la primera de la Provincia).

Entre otras curiosidades, tal presidio contaba con la línea de ferrocarril más austral del mundo, que conducía a los penados desde el presidio a los campos de trabajo situados en lo que actualmente es el Parque Nacional Tierra del Fuego; lugar que había quedado afectado para instalar la Colonia Penal. En la actualidad tal línea férrea se ha reactivado con fines principalmente turísticos, conectando una terminal situada en el ingreso del parque nacional con una estación 7 km más adelante.

Excursiones

Si bien 5 horas y media son muy poco para explorar una de las ciudades más emblemáticas del hemisferio sur, en un hábil compacto la oficina de excursiones a bordo ofrecía las siguientes posibilidades:

  • Viaje al Parque Nacional Tierra del Fuego – 4 horas – US$ 94,95
  • Viaje Escénico Alpino al Lago Escondido – 4 horas – US$ 69,95
  • El Tren del Fin del Mundo – 4 ½ horas – US$ 199,95
  • Vida Salvaje en el Canal de Beagle – 2 ½ horas – US$ 89,95
  • Parque Nacional y Canal de Beagle – 5 ½ horas – US$ 179,95
  • Trekking en Ushuaia – 4 horas con refrigerio – US$ 109,95
  • Safari 4 x 4 en Carretera: El Camino Leñador – 4 horas con refrigerio – US$ 154,95
  • Aventura en Canoa en el Parque Nacional Tierra del Fuego – 4 ½ horas con refrigerio – US$ 199,95

El grupo de prensa se dispersó entre las excursiones en catamarán hasta el Faro Les Éclaireurs que se encuentra en la misma isla de “los iluminados” (tal su traducción del francés) y que si bien algunas agencias lo “venden” como el faro del fin del mundo (el de la famosa novela de Julio Verne) no lo es.

El verdader Faro del Fin del Mundo (tal el nombre de la novela) fue inspirada en el Faro San Juan de Salvamento, enclavado en la isla de los Estados, cuya réplica se puede ver en el Museo del Presidio.

Otros, fuimos al Museo del Presidio, que siempre se renueva con muestras de arte marítimo y pinturas de la marinista uruguaya Micaela Nuñez (entre otros). Y finalmente recalamos a tomar un rico chocolate en lo de Tante Sara, en la Av. San Martín 175, no solo por la comodidad y excelencia de su pastelería, sino también para poder tener Internet gratis, aunque más no sea por unos minutos.

A nuestro regreso fuimos recibidos por Gustavo de Robles, Director del Puerto con quien grabamos el siguiente video.

Finalmente a las 20:04 hs. el práctico (pilot) Jorge Moreteau, sacó al Zaandam de Ushuaia,  nos acompañó hasta las 22 hs y nos dejó en rumbo al temible Cabo de Hornos, el último vestigio de tierra al sur del continente americano.

Vea todas las fotos de Ushuaia en nuestro FACEBOOK

Mas info: Holland America Line, su perfil argentino en FACEBOOK  ó (54-11) 5199-0101

Fuente: Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

Super_Tarifa_MSC2

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *