Nile Festival: “Yo viví el incendio”

Una pasajera del Nile Festival, incendiado la semana pasada, nos relata su aterradora experiencia.

Barco en llamas

El Nile Festival envuelto en llamas ante la atónita mirada del pasaje y tripulantes

Usualmente los “Reportero x 1 día” muestran lo que habitualmente se vive a bordo de un crucero: fiesta, confort, lujo y alegría. Este crucero que nos comenta María Victoria García Granados no fue asi.

Ella estuvo a bordo del crucero fluvial Nile Festival que sufriera un voráz incendio en las proximidades de Aswan, en Egipto. Noticias de Cruceros recibió la versión oficial publicada por el diario Al-Ahram (ver nota), sin embargo la historia parece haber tenido otros ribetes que, en honor a la seriedad periodística que nos caracteriza, aquí publicamos.

—-

Mi nombre es Mª Victoria García Granados, soy española y viajaba en el Nile Festival cuando se produjo el incendio que lo destruyó. Lo que debía haber sido un regalo por mi prejubilación como profesora, se convirtió en una pesadilla de la que todavía no logro liberarme.

Contratamos el viaje con Travelplan y, al llegar al barco en el que habíamos de hacer el crucero, comprobamos que no se adecuaba a las características prefijadas : todo estaba viejo y sucio; la cabina olía mal (seguramente por haber tenido turistas anteriores que fumaban) e incluso se encontraron cucarachas en el baño. Se le hizo saber al guía que nos acompañaba y éste nos informó que los barcos Moondance y Kon-tiki, que correspondían a la categoría D (la contratada) sólo funcionaban en época alta, cuando había suficientes clientes para llenarlos.

María Victoria Garcia Granados

María Victoria Garcia Granados en el Nile Festival antes del incendio

Dos días más tarde, el día 24, también comprobaríamos que la mala impresión que el barco nos había dejado no era subjetiva y afectaba a otros aspectos tan elementales e importantes como la seguridad de los viajeros.

Formábamos un grupo de ocho personas: dos españolas y seis brasileñas. Al regresar de ver los templos de Edfu nos llevamos la sorpresa de que había habido un incendio en la cocina que había afectado a dicha dependencia y parte del comedor. Desde una barquita un par de hombres (¿bomberos?) lanzaban un débil chorro de agua con unas mangueras de no más de centímetro y medio de diámetro.  El barco todavía humeaba en su parte trasera pero parecía que el incendio estaba controlado. No obstante había turistas, cuyas cabinas estaban próximas al foco del incendio, que penetraron por el exterior del barco y a través de la ventana para recuperar sus pertenencias. Para ello tuvieron que pelear y discutir con el supuesto “jefe de bomberos” que no permitía el acceso más que a los egipcios. El personal administrativo había sacado los ordenadores y su material de trabajo; algunos, también su equipaje. Había policía que se limitaba a mirar e impedir el acceso al barco a los turistas, pero no a los empleados del mismo y a algún que otro “intruso” que se coló con la excusa de que era tripulante.

Como parecía que todo estaba bajo control, los guías nos aconsejaron que nos retiráramos del lugar pues en las proximidades había un “café” donde podríamos tomar algo y calmar los nervios. Estando allí y tras una media hora, el fuego del barco se reavivó y comenzó a salir una gruesa columna de humo negro que nos lanzó a todos de nuevo hacia el barco. Ya el caos era total.

La desesperación de algunos turistas y las recompensas monetarias de otros, unidas a los saqueos que se estaban produciendo en las cabinas por personas ajenas,  motivaron que trabajadores del barco y  los propios guías que nos acompañaban  arriesgaran sus vidas intentando salvar lo más urgente de las cabinas en que se pudiera entrar. Nuestro guía, Abdel, entró para salvar dinero y documentos que guardaba en la caja fuerte uno de los brasileños del grupo. Otro de los guías – cuyo nombre ignoro- entró a por unos medicamentos de los que no podía prescindir una señora.

Tripulante en el barco en llamas

Un tripulante del barco en llamas mira la banda de estribor

 Los bomberos que participaron en la extinción ni estaban preparados ni tenían medios para apagar un fuego de este tipo. Nos consta, además, que el barco había atracado en un punto que no era el oficial (donde se encontraban los demás barcos a esas mismas horas) y que por ello no había ni salidas de agua, ni mangueras adecuadas, ni espuma, ni personal cualificado. Dentro del barco no había extintores (al menos a la vista) y el sistema interno antiincendios falló. ¿ Se comprobó antes de salir su funcionamiento? Lo dudamos.

Sólo cuando ya nada se podía hacer, apareció una dotación de bomberos más preparada. Demasiado tarde.

Por intermediación de los guías, nos fueron acogiendo en una casa particular donde nos proporcionaron agua y la posibilidad de ir al baño. Posteriormente nos condujeron a un barco donde permanecimos transitoriamente hasta que nos desplazaron a un nuevo barco: el Mövenpick M/S Royal Lily. Hablo de las ocho personas que viajábamos con el mismo guía: seis brasileñas y dos españolas (nosotros). De estas ocho personas, cuatro pudieron recuperar la mayoría de sus pertenencias; otras cuatro, se quedaron con lo puesto, exactamente igual que el guía y, posteriormente, nos informaron de que había muerto uno de los tripulantes que estaba sacando equipajes.

Al llegar a España, en la agencia de viajes, nos comunicaron que los fallecidos habían sido tres. Ignoro la fuente de esta información, pero tengo la seguridad de que uno sí que murió: el que nos trajo parte de nuestro equipaje. En ese momento quise darle una gratificación y me indicó que más tarde porque iba a entrar de nuevo al barco. Nunca volvió.

Todas las fotos del incendio en nuestro FACEBOOK

Fuente: Gentileza María Victoria García Granados

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Carnival Cruise Line

Apoye el proyecto - HAGA CLICK AQUI

banner-costa-pie_noviembre-2016

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

  7 comments for “Nile Festival: “Yo viví el incendio”

  1. 4 Mayo, 2013 at 08:17

    Mi nombre es Laura González Quintana, después de leer la experiencia de nuestra compañera, no me queda más que añadir que yo entré en el barco, creo que fui la única occidental que lo consiguió, y puedo certificar que no funcionaron las medidas de seguridad, por mi trabajo, soy jefe de explotación de un centro de conservación de carreteras dependiente del Ministerio de Fomento, trabajo en accidentalidad,y puntualmnete asisto a simulacros de incendios en túneles, estoy titulada por la cruz roja, y soy titulada en prevención de riesgos.Por todo ello pude observar de primera mano que lo que dice mi compañera es cierto, los sistemas de seguridad fallaron, los extintores estaban en su sitio sin usarse y la tripulación no tenía formación alguna,estos turoperadores nos han metido en un barco inseguro, con riesgo para nuestras vidas.No voy a añadir nada a lo relatado por mi compatriota, solo os adjunto más fotografías en las que se ve perfectamente la dantesca escena que se produjo, ahora nos queda reclamar, y ayudar a que esto no vuelva a suceder.Han muerto tres personas, nosotros hemos escapado del infierno.Os dejo el link de mi blog donde relato mi experiencia

    http://santandercondoblel.blogspot.com.es/2013/05/horror-en-egipto.html

  2. Mª Victoria García Granados
    3 Mayo, 2013 at 17:21

    Me ha conmocionado tanto lo ocurrido que me he comprometido en la empresa de difundir el suceso con todos los medios que tenga a mi alcance: en primer lugar, por los propios egipcios , que son los más afectados por estos hechos a todos los niveles; por los turistas en segundo lugar, pues por muy traumática que haya sido la experiencia, su vida no va a verse alterada ni sus pérdidas han sido realmente sustanciales . No hay nada más sustancial que la propia vida.
    Hay accidentes inevitables, contra los que la naturaleza humana no puede actuar (el tsunami de Haiti por ejemplo), pero hay otros perfectamente evitables y este ha sido uno de ellos. Por ello quiero contribuir, en la medida de mis posibilidades, a la prevención, a la concientización de los riesgos, a que seamos rigurosos en la exigencia de una mínima calidad y control de los servicios turísticos que nos ofrecen. Y no ya por nosotros solamente sino por aquellos que son explotados por la codicia de unas empresas irresponsables. ¿Por qué se jugaron la vida los tripulantes del Festival Nile? Entiendo las acciones heroicas para salvar vidas humanas, pero que las vidas humanas se valoren menos que las pertenencias materiales de unos turistas excede mi capacidad de comprensión. A no ser que del turista dependa la vida futura, el trabajo, el mantenimiento de una familia… Mi conciencia (ética y social) me reprocha que no intentara disuadir de su intención al tripulante que se ofreció a rescatar nuestro equipaje.
    Valgan estas líneas como homenaje y reconocimiento a todos ellos. No hay palabras – ni mucho menos dinero- para agradecerles su generosidad. Aún así desearía saber si hay algún medio para ayudar a las familias de los fallecidos. Si alguien puede ofrecerme información en este aspecto, lo agradecería.
    Asimismo agradezco inmensamente a “ Noticias de Cruceros” este cauce que nos ha ofrecido para revelar la verdad del suceso.
    Hemos contribuido con un pequeño grano de arena para evitar que esto vuelva a pasar.

  3. SUNKUNLI
    3 Mayo, 2013 at 09:35

    Me alegra mucho que los pasajeros salieron ilesos de este terrible percance, muy lamentable la muerte de las personas que estaban colaborando para salvar las pertenencias de los turistas…..desafortunadamente en Egipto la mediocridad, la falta de profesionalismo, seriedad etc conduce a estas tragedias, que se están presentando con más frecuencia en este país,lo cual está afectando más su imagen.

    No se puede ser tan romántico y adicto con Egipto y pasarles por alto estos errores.

    Es un excelente relato de la realidad que vivieron los pasajeros.

    Muchas Gracias por compartirlo, me da mucha tristeza y a la vez coraje leer las reacciones de estos egipcios, que no están preparados para nada en la seguridad.

    Saludos,
    SUNKUNLI

  4. Josefina
    2 Mayo, 2013 at 11:46

    Me quedé impresionada por la poca responsabilidad y la caradurez del funcionario de Aswan que había dicho que estaba todo bien !
    Hay que comprar los cruceros a agencias responsables, que a su vez sepan que contratan a navieras responsables, o sea, creo que es una suma de desinteligencias que acabaron en esa tragedia.

    Josefina

  5. Carola
    1 Mayo, 2013 at 23:35

    Qué buen relato ! Ma. Victoria le mando un fuerte abrazo, su valor y claridad son inspiradores.
    Saludos

    Carola F.

  6. Pepe Rocca
    1 Mayo, 2013 at 23:33

    Estos cruceros del Nilo son medio piratas, parece… No hay una empresa seria sino tipos que alquilan los barcos a las agencias de viajes… Y éstas no se calientan en ver el estado de lo que venden…
    O sea, mucha desidia en el medio. Por suerte no murieron pasajeros.

    PP

  7. Rolando
    1 Mayo, 2013 at 23:31

    Felicito a Noticias de Cruceros y a la Sra. María Victoria por contar con lujo de detalles los pormenores de tan lamentable hecho.

    Rolando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *