Carpathia, el héroe de la Cunard

Un día como hoy, pero hace 101 años un pequeño barco de la Cunard pasaba a la historia.

Carpathia

El Carpathia en el muelle 54 de Nueva York. Obsérvese la bandera letra “P” en el mástil que indica que todos los tripulantes deben regresar a bordo para hacerse a la mar rápidamente (ver nota significado Click Acá).

El héroe de la jornada de hoy, pero 101 años atrás, fue sin duda el pequeño buque mercante Carpathia, de la Cunard Line.

El Carpathia, construido por CS Swan y Hunter en Wallsend, fue puesto en marcha sin pompa y boato, el 5 de mayo de 1903, cuando hizo su viaje inaugural entre Liverpool y Boston.

Su desplazamiento era de 13.603 ton. y su eslora 165 m. con una velocidad máxima de 14 nudos.

El 11 de abril de 1912, el Carpathia había zarpado de Nueva York con destino a Gibraltar, Génova, Nápoles, Trieste y Fiume. Sus 150 pasajeros de primera clase eran casi todos americanos, entrados en años, en busca de sol (en aquella época pre-Miami). Los 575 pasajeros de la clase “turista” eran italianos y eslavos de regreso a su soleado Mediterráneo.

Casi al mismo tiempo en el otro lado del Atlántico, un enorme y célebre buque iba de Queenstown  hacia el oeste en su viaje inaugural a Nueva York, era el RMS Titanic, nuevo orgullo de la White Star Line con el capitán Edward Smith al mando, en su último viaje antes de jubilarse. El Titanic llevaba a bordo a muchos ricos y famosos de la alta sociedad, las celebridades de la época, y su partida de Southampton había sido tan celebrada como el pequeño Carpathia ignorado.

Al mando del Carpathia estaba Arthur Rostron, un oficial de Cunard desde 1895 de 42 años de edad, y capitán desde hacía tan sólo tres meses.

A las 0:14 del 15 de abril el operador del telégrafo del Carpathia, Harold Cottam, estaba quitándose sus zapatos para ir a la cama.  Sin embargo justo antes de apagar su equipo (algo que a partir del naufragio del Titanic se recomendó que quede encendido 24 horas con una guardia en escucha) recibió el primer llamado de auxilio “CQD” (Come Quickly Distress) del Titanic exactamente a las 0:15 hs.. Cottam llevó corriendo la novedad al primer oficial Dean, de guardia en el puente de mando. Y ambos bajaron a toda prisa la escalera, cruzaron el cuarto de derrota y entraron en el camarote del capitán Rostron.

Rostron, esclavo de una férrea disciplina, les increpó informándole que debían llamar a la puerta antes de entrar, no obstante antes de generarles un castigo Dean le dio la noticia y el capitán saltó (literalmente) de su cama. Ordenó a Cottam telegrafiar al Titanic que iban tan a prisa como podían y ordenó una reunión con los oficiales en el cuarto de derrota. Mientras calculaba su nuevo rumbo a la posición dada por el Titanic ordenó apagar la calefacción y el agua caliente, para ahorrar todo el vapor posible a las calderas y forzar las máquinas hasta donde aguanten (en esa oportunidad el pequeño Carpathia logró llegar a los impensados 17 nudos). No obstante el Carpathia estaba a 58 millas del Titanic y le llevaría aproximadamente cuatro horas llegar al naufragio.

Todos los fogoneros fuera de servicio fueron levantados de sus camas para palear carbón en las calderas tan rápido como fuera posible. A continuación, Rostron ordenó a su primer oficial que iniciara los preparativos específicos – los botes salvavidas preparados para salir, iluminación a lo largo de los costados del buque, todas las puertas del casco exterior se abrieron. Mientras tanto, todos los tripulantes restantes fueron llamados al servicio y se hicieron los preparativos para recibir a 2.000 pasajeros del Titanic en las salas públicas, con mantas y ropa de abrigo que se reunieron para distribuir, así como café, cognac y whisky.

Se establecieron puntos de primeros auxilios en los tres comedores, con un médico a cargo de cada uno, estando en el comedor de primera clase el propio Dr. McGhee (jefe del servicio médico de a bordo).

El barco, por su parte, se estremeció cuando superó su velocidad máxima gracias a cada palada de los fogoneros en las calderas.

La última señal telegráfica emitida por el Titanic fue la sigla aprobada en la  Conferencia Internacional de la Comunicación Inalámbrica en Mar de Berlín en 1906: SOS (Save Our Souls).

A las 04:10 hs. el Carpathia recogió el bote n°2 del Titanic (a la zasón el primero en llegar hasta la nave rescatadora). El Capitán Roston mandó llamar al cuarto oficial (del Titanic) Boxhall, que era quién estaba a cargo de dicho bote. Al tenerlo enfrente, temblando, le preguntó: -¿Se ha hundido el Titanic?-  a lo que Boxhall respondió –“Si”- quebrándosele la voz al contestar.

El rescate continuó hasta las 08:30 hs. en que subió a bordo del Carpatia Charles Lightoller, oficial del Titanic y última persona de los 705 que fueron rescatados. Ahora el Carpathia llevaba el doble de sus pasajeros originales y lentamente, abriéndose paso entre un mar de escombros y témpanos de hielo, fue en busca de más supervivientes, pero sin suerte.

La siguiente decisión de Rostron era a dónde ir: Halifax estaba más cerca, pero el paso implicaría viajar a través del hielo y pensó que los supervivientes del Titanic ya habían tenido suficiente de eso, las Azores habría sido el mejor destino para mantener al Carpathia en su camino e incurrir en un menor coste para Cunard, pero el barco no tenía suficientes suministros para un viaje así con el “nuevo” pasaje a bordo, de modo que Rostron regresó al punto de donde había salido, Nueva York.

Los pasajeros y la tripulación del Carpathia hicieron lo que pudieron, renunciando a sus camas y ropas para cederlas a los que habían sobrevivido a temperaturas casi de congelación y que no llevaban ropa adecuada,

El Carpathia recibió llamadas de la prensa, que Rostron ordenó que fueran ignoradas, y cuando por fin llegó a Nueva York en la mañana del 18 de abril su entrada estuvo acompañada río arriba por los reporteros en remolcadores quienes a través de megáfonos gritaban sus preguntas, nunca el Carpathia había sido el centro de tanta atención.

El Carpathia atracó a las 09:30 hs. en el Muelle 54.

Reconocimiento

Por su labor de rescate, la tripulación del Carpathia fue condecorada por los supervivientes. Los miembros de la tripulación fueron condecorados con medallas de bronce, los oficiales con medallas de plata y el capitán Rostron con una medalla de oro y una copa de plata, entregada por Molly Brown. Posteriormente, Rostron fue huésped del presidente William Howard Taft en la Casa Blanca y fue obsequiado con una Medalla de oro del Congreso, el honor más alto que le podía atribuir el Congreso de Estados Unidos.

Más info sobre Cunard: Discover the World +54 (11) 5274-1600

Fuentes: “La última noche del Titanic” de Walter Lord / Viajar a Tope / Wikipedia / Noticias de Cruceros

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016

García Fernández Turismo

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News

Trade - Radio

Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa

Cruise Crew Only

Artefisico

  2 comments for “Carpathia, el héroe de la Cunard

  1. alicia beltran
    15 abril, 2013 at 18:18

    Que bello y a la vez dramatico relato.Felicitaciones.

    • 15 abril, 2013 at 18:21

      Gracias. A muchos amantes de los barcos y las artes del mar les gustó mucho esta nota. Hemos recibido varios llamados telefónicos y aprovechamos su mensaje para agradecerles a todos.

      La Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *